www.masactual.com
    

Raúl Heras

La batalla de Madrid ( 6 )

En Madrid los líderes se juegan su prestigio personal pero no las elecciones. Pueden perder y gobernar, como les ha pasado a José Luís Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez; y ganar y no gobernar como le pasó a Felipe González en una ocasión y a José María Aznar en dos

La batalla de Madrid ( 5 )

El objetivo del líder de Vox en esta campaña casi militar es tener más votos y más parlamentarios que sus otros dos compañeros. Más que Pablo Casado, más que Albert Rivera. Si lo consigue, la política española entrará en otra etapa, de la misma manera que entró con la victoria de Pelayo sobre Munuza,

La batalla de Madrid ( 4 )

Lo preciso del texto y lo bien que describe los movimientos políticos de la formación naranja: izquierda, izquierda/derecha, derecha/ adelante, atrás/un, dos tres

La batalla de Madrid ( 3 )

Cien años les separan y con 42 años los dos buscaban lo mismo: Marcel Proust recobrar el tiempo perdido; Pedro Sánchez recuperar los votos perdidos por el PSOE. El escritor francés tardó 14 años en hacerlo; el político español quiere estar, por lo menos, igual tiempo al frente de su partido y si puede batir la marca de Felipe González como presidente, pues mejor.

La batalla de Madrid ( 2 )

El doctor Ariel, espantado por su pasado familiar, decide donar todos sus bienes para montar “El hogar del suicida”, un sanatorio para enfermos con esa tendencia. Esa es la base de la trama teatral que montó el asturiano Alejandro Casona bajo el título “Prohibido suicidarse en Primavera”. La estrenaron Manuel Collado y Josefina Díaz en el teatro Abreu de México el 12 de junio de 1937. Muy recomendada hoy para todos los dirigentes englobados en ese algo que se sigue llamando Podemos.

La batalla de Madrid ( 1 )

Para Casado el 1.315.847 que consiguió el PP en la Comunidad madrileña hace tres años se antoja imposible. La doble amenaza de Ciudadanos y de Vox puede llevarle a bajar del millón de votos
Salvo cataclismos políticos, muy superiores en su intensidad a lo ocurrido en Andalucía, serán los partidos nacionalistas catalanes y vascos los que decidirán quien gobierna en España a partir de la noche del 28 de abril
Estamos en campaña electoral y con los temas de “comer” no se juega y las pensiones, todo tipo de pensiones, es uno de ellos. Poco importa que las cantidades a percibir en los casos de viudedad vaya a ser uno de los debates obligados del próximo gobierno, como ha apuntao inoportunamente el secretario de Estado para disgusto de Valerio
A los dos les une una velocidad de lanzamiento político que era desconocida desde que se inició la actual democracia. De no tener nada, ni siquiera un partido, a convertirse en objeto de codicia por parte de PSOE, PP y C´s. Votos y escaños que les mantendrán en la gloria o les devolverán a las catacumbas.
Iñigo puede que reconozca a sus propias “brujas “ encarnadas en Tania Sánchez, Rita Maestre y Clara Serra que le prometen el trono del nuevo reino de Podemos tras la “muerte” política de Pablo Iglesias
Una hora de Comité Federal. Media hora del Comité de listas. Y nadie que se levantara a pedir la palabra y expresar su malestar por el ordeno y mando que ha impuesto Pedro Sánchez en el PSOE de cara al 28 de abril.
La pólvora electoral que se acumula en las urnas del 28 de abril va a estallar en cada una de las circunscripciones electorales y se va a llevar por delante más de una vocación de sillón y futuro político
En la noche de los recuentos y la suma de escaños volverán a aparecer los mismos de casi siempre, los nacionalistas vascos y catalanes, sobre todo el primero de ellos, menos radical y más práctico en sus aspiraciones. 25 escaños tendrán la culpa
Conquistada la democracia parlamentaria de la que presumimos y con razón los ciudadanos españoles por los caudillos de los distintos partidos, lo que ocurra entre el 28 de abril y el 26 de mayo se basará más en el ordeno y mando que en la jaula de grillos.
Los dos dirigentes de los todavía principales partidos de nuestra vida pública tienen un sueño o esperanza en común: volver a los equilibrios que surgieron de las elecciones de octubre de 1982.
0,21875