Ir a versión MÓVIL

Keir Starmer, líder del Partido Laborista.
Ampliar
Keir Starmer, líder del Partido Laborista.

La elección del nuevo líder sindical británico divide al Partido Laborista

sábado 15 de mayo de 2021, 10:00h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Hasta agosto o septiembre no se sabrá quien es el sustituto del actual secretario general del mayor sindicato británico y principal sostén del Partido Laborista que vive hoy una de sus mayores crisis.

El partido laborista británico está de capa caída, no solo por su última derrota electoral al perder el escaño en la Cámara de los Comunes para la circunscripción inglesa de Hartlepool, sino porque también van perdiendo posiciones en Escocia barridos por los independentistas.

En las últimas elecciones autonómicas y municipales, celebradas a principios de mayo, los laboristas solo han conservado la mayoría en Gales, donde el independentismo está todavía en niveles bajos, y las alcaldías de algunas grandes c ciudades como Londres, Manchester y Liverpool.

El nuevo líder laborista, Keir Starmer, que sustituyó a Jeremy Corbyn, tras su derrota frente a Boris Johnson, no ha podido evitar que el partido siga cayendo debido a las indecisiones con las que enfrentaron el referéndum del brexit en 2016, sin que pudieran aprovechar la crisis por la que pasaron los toris tras la dimisión de David Cameron y el mandato posterior de Theresa May.

En ese clima de desconcierto, han llegado las elecciones internas en el mayor sindicato británico Unite The Union para suceder al histórico Len McCluskey, un momento clave que puede marcar el destino del propio Partido Laborista muy influenciado históricamente por los líderes sindicales. La elección final está prevista para agosto.

Cuatro candidatos se disputan el cargo del máximo nivel sindical, Howard Beckett, y Steve Turner, que representan a la izquierda sindical; Gerard Coyne, que ya perdió en las elecciones de 2017 y una mujer, Sharon Graham, actual directora ejecutiva.

El primero ha sido asistente del secretario general saliente, Len McCluskey, y parecía que tenía más posibilidades de salir elegido, si no fuera porque el nuevo líder laborista, Keir Starmer parece preferir a Steve Turner.

Un incidente provocado por la ministra de Interior de Boris Johnson, Priti Sushil Patel, ha sido aprovechado por Kramer para dar un serio vaparalo político a Beckett.

Priti Sushil Patel, hija de inmigrantes indios llegados desde Uganda huyendo del dictador Idi Amin, ya destacó como una de las más vehementes y radicales defensoras del brexit. Y a raíz de algunos incidentes ocurridos entre sin papeles y policías afirmó tajantemente que "Vamos a terminar con las rutas para la mano de obra barata y poco cualificada que ha dominado la inmigración y nuestro mercado laboral en las últimas décadas. A partir de ahora vendrán solo los inmigrantes más brillantes y mejor preparados".

Estas afirmaciones enfadaron a Howard Beckett que le contestó en un tuit “Priti Patel debería ser deportada, no refugiados. Ella puede estar de acuerdo con cualquier otra persona que apoye el racismo institucional. Ella es repugnante ".

Sorprendentemente, la dirección del Partido Laborista decidió suspender la militancia de Beckett por lo que consideraba una salida de tono y una amenaza contra la ministra, a pesar de que el propio Beckett se apresuró a explicar que se trataba de una simple crítica.

Beckett había recibido el apoyo de la ex secretaria general del Partido Laborista Jennie Formby, mientras que Turner , ex miembro del grupo trotskista en el Partido Laborista, es el preferido por el líder laborista Keir Starmer.

El blog Skwawkbox, del influyente miembro del partido Steve Walker, ha lanzado una campaña criticando la decisión de suspender de militancia a Beckett y hasta pedir la dimisión del propio Starmer.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios