La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y Boris Johnson.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y Boris Johnson.

La tempestad que amenaza el cierre

martes 15 de diciembre de 2020, 03:32h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Entrando ya en las semanas que nos acercan al cierre del año, la tempestad que nos amenaza es la de un Brexit sin acuerdo, algo con el potencial de agitar lo que siempre es un periodo de difícil pronóstico.

Al margen de los aspectos logísticos, como el colapso de puertos y fronteras, -se habla de colas de hasta 7.000 camiones según las estimaciones del propio gobierno británico que pueden tardar días, semanas e incluso meses en despejarse-, o de la falta de suministros en supermercados, -principalmente frescos, que verán subir sus precios por efecto de los aranceles-, la libra esterlina es objeto de pronósticos que en su versión más extrema anticipan una depreciación de hasta un 30%, con la paridad con el dólar entrando en las quinielas.

¿MÁS AUN?

Algo así supondría que un euro podría comprar 1,20 libras. Una posibilidad que se antoja remota. La libra se depreció en apenas unos días frente al dólar un 12% como consecuencia del resultado del referéndum y sufrió un ajuste similar en marzo de este año, si bien en esta ocasión también el euro acompañó a la libra, de modo que sus mínimos de 1,14 no se sintieron del mismo modo frente al euro de lo que se sentirían ahora.

Asumiendo que el euro/dólar se mantiene en 1.22, simplemente que la libra volviese con el dólar a los mínimos de este año, sería suficiente para que un euro comprase 1,07 libras, frente a las 0,92 actuales. Un panorama muy duro para cualquiera que tenga exposición larga en libras y que lo enfrenta estos días al difícil dilema de que actitud tomar a sabiendas de que en el mejor de los casos puede solo paliar un impacto que en buena medida llegará para quedarse. Desde el día previo al referéndum que puso en marcha este proceso que ahora amenaza un cierre sin acuerdo, la libra habría perdido más de un 20% de su valor en euros, algo que ya sorprende incluso en divisas volátiles y emergentes como el real brasileño.

EL ESCENARIO DE PESADILLA

Más allá de la libra, la pregunta es si algo así, desestabilizará los mercados financieros y muchos otros pares de divisas en un momento tan singular como es un cierre anual. Es una posibilidad cierta. Una depreciación importante de la libra es muy difícil que no tenga un efecto de arrastre sobre el euro, y podría llevarnos a un cierre de año del euro en valores ahora absolutamente inesperados y para el que es muy difícil prepararse. Iría completamente contra corriente de lo que estamos viviendo en los últimos meses y de lo que los pronósticos apuntan para 2021.

El impacto en las cuentas de explotación y los valores de cierre de los balances de muchas empresas sería muy significativo cuando apenas quedan dos semanas para finalizar el año. Se haría real ese escenario de pesadilla con el que titulábamos uno de nuestros comentarios esta misma semana.

Es difícil prepararse para algo así, más aún cuando el sentido común dictaría que las desventajas son claramente superiores a las ventajas para todos los actores, pero por esa simple razón, es por la que los mercados no han todavía incorporado absolutamente nada de ese escenario en sus cotizaciones, de modo que bien merece la pena dar un último repaso a las exposiciones cuando iniciamos la última semana completamente operativa antes de adentrarnos en las fiestas de Navidad.

Esperemos que el pesimismo que dejan caer los negociadores estos días sea solo una estrategia, porque de lo contrario, enfrentaremos un cierre de ejercicio en los mercados financieros a la altura de lo que este, esperemos que excepcional, año nos ha traído.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios