El presidente norteamericano Donald Triump.
Ampliar
El presidente norteamericano Donald Triump.

Apuesta demócrata

lunes 28 de septiembre de 2020, 22:33h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

A poco más de un mes de las elecciones norteamericanas, los mercados empiezan a reflejar en su comportamiento la inquietud que despierta un proceso electoral que, en cualquier caso, será atípico. No se trata solo de valorar como se recibirá la victoria de uno u otro, sino de incorporar en las hipótesis la posibilidad de un periodo de semanas de incertidumbre que solo pueda ser resuelto mediante resolución judicial.
ASEGURAN UNA TRANSICIÓN PACÍFICA...
Lo peculiar del sistema de voto por correo en EE.UU. y la incitación del presidente a sus electores a votar tanto por correo como presencialmente, es decir, dos veces, cobra un carácter extraordinario en esta ocasión. Confluyen dos tormentas, la del COVID, que llevará a muchos electores a expresarse mediante el voto por correo, y la del propio Trump, que sin llegar al límite de lo expresado por el vicepresidente segundo del gobierno español anunciando en sede parlamentaria a la oposición que nunca volverán a estar en el gobierno, amenaza con no reconocer el resultado electoral si no es reelegido. Por si lo anterior fuese poco, el fallecimiento de una magistrada del Tribunal Supremo ha llevado al presidente a afirmar: “Esto terminará en la Corte Suprema, y creo que es muy importante que tengamos nueve magistrados”. Ahora procura que el relevo de la fallecida se produzca antes de las elecciones y postular a alguien afín. Líderes republicanos han intentado infundir calma y aseguran que se producirá una transición pacífica.

... PERO NADA ESTÁ DESCONTADO
Los inversores apuestan por una victoria demócrata. Es lo que se deduce de las encuestas, tanto las de consulta a la población, cuya fiabilidad es ampliamente cuestionada, en particular en algunos Estados que pueden ser decisivos, como la realizada directamente a los 90 mayores gestores de fondos, la mayor parte norteamericanos. El 60% cree que el nuevo presidente será demócrata, pero también manifiestan que ese resultado será negativo para los mercados de valores y para el dólar, particularmente si recuperan el control del Senado (solo apuestan por esto el 43%) y mantienen el control de la Cámara de Representantes (lo cree el 88,5%). Es normal que en sentido contrario expresen que, en el caso de una sorpresa con victoria del republicano manteniendo el control del Senado y recuperando el control de la Cámara que perdieron en 2018, pueda producirse un gran impacto en los mercados que registrarían un fuerte repunte. A la vista de sus opiniones solo parecen tener clara la respuesta en el caso de una victoria en los tres frentes de uno de los dos candidatos, justo las dos posibilidades que se consideran más remotas. Cualquier otra despierta un mar de incertidumbre.

Pero ni siquiera algo tan simple como asociar una depreciación del dólar a la victoria demócrata puede darse por bueno. Ocurrió con la elección del demócrata Clinton. Los mercados esperaban el inicio de un proceso de fuerte debilidad del dólar, y la presidencia de Clinton (durante sus dos mandatos) fue acompañada de uno de los periodos dólar alcistas más largos desde los años 80. Un presidente demócrata no va a alterar los apoyos fiscales con carácter inmediato y bien puede reforzar los planes de ayuda a las capas más débiles, mucho más propensas al consumo y apuntalar de este modo el crecimiento. Más aún si rebaja, como es previsible, la tensión con China. En resumen, el mercado apuesta, pero no está descontando nada, y son cada vez más los que se preparan para tener que esperar algunas semanas, más allá del 3 de noviembre, hasta conocer quién liderará EE.UU. en los próximos cuatro años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios