El imposible regreso a 1982 que desean Sánchez y Casado
Ampliar

El imposible regreso a 1982 que desean Sánchez y Casado

jueves 07 de marzo de 2019, 06:41h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Los dos dirigentes de los todavía principales partidos de nuestra vida pública tienen un sueño o esperanza en común: volver a los equilibrios que surgieron de las elecciones de octubre de 1982.

Con el miedo en el cuerpo tras el intento de golpe de estado, y los deseos de un cambio real que no llegaba por las dudas y divisiones internas de la UCD, los españoles fueron a las urnas el 28 de octubre de aquel año por tercera vez tras la muerte de Francisco Franco.

Felipe González y el PSOE, que habían sufrido dos derrotas seguidas a manos de Adolfo Suárez y la mezcolanda apresurada que era UCD, consiguieron la mayor victoria de nuestra historia democrática: 202 escaños. Una mayoría absoluta que manejada con habilidad durante varias Legislaturas permitió al socialismo transformado en socialdemocracia gobernar España durante 14 años.

Para que aquello pasara se tuvo que destruir a la izquierda que representaba el Partido Comunista y al centro derecha que representaba la Unión de Centro Democrático. El primero fue fagocitado por el PSOE casi en su totalidad mientras que la UCD se partía en varios trozos, unos terminaron pactando e integrándose en el socialismo; y otros caminaron directos a la Alianza Popular de Manuel Fraga.

Nació el bipartidismo imperfecto, con dos grandes partidos nacionales y otras dos grandes formaciones autonómicas o regionales en Cataluña y Euskadi, la primera bajo la batuta de Jordi Pujol y la segunda controlada por Xavier Arzalluz. Y así habría seguido manteníendose el esquema si la corrupción y los deseos de una minoría de dirigentes políticos no hubiera dinamitado la alternancia que ya idearon Cánovas y Sagasta en la Restauración Borbónica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Más Actual

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.