La agenda de Arabia Saudí
Ampliar

La agenda de Arabia Saudí

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Los pasos dados por Arabia Saudí en todos los ámbitos políticos, económicos, sociales y diplomáticos, y como custodio de los lugares santos del islam, le colocan claramente como una potencia a tener muy en cuenta en el tablero internacional.

En el marco de Oriente Medio, la hegemonía saudí es más que evidente. Con el respaldo económico y financiero excepcional del petróleo, la apertura de relaciones con las potencias mundiales como China y Rusia, mientras recompone los contactos con Estados Unidos, y la recuperación de cierta normalidad con Irán y la perspectiva avanzada de establecer relaciones con Israel sitúan al príncipe heredero del Reino y actual máximo dirigente, Mohamed bin Salman, como uno de los actores más relevantes e influyentes.

Arabia Saudí está desarrollando ampliamente la Agenda 2030 elaborada por Bin Salman con el objetivo de garantizar unos ingresos diversificados en diversos sectores que permitan al país mantener el nivel de vida y desarrollo. La imagen que traslada la evolución política, económica y social de los saudíes supera a la tradicional de los petrodólares y se encauza en unos parámetros de modernidad.

Más allá de la notoriedad que le proporciona su apuesta por el fútbol como vía de provocar el interés de millones de personas en el mundo hacia los cambios que experimenta la vida diaria en su suelo, la realidad de los intereses saudíes puede centrarse en inversiones en empresas internacionales de tecnología, comunicaciones, informática, investigación, espacio, agroalimentación, agua o sanidad, por citar algunos. Sin olvidar, su obsesión por la mejora de las infraestructuras y de los transportes que tuvo un punto crucial con el tren de alta velocidad.

La inversión en Telefónica ha causado cierta sorpresa por la discreción con la que se ha realizado, pero debe enfocarse en la estrategia de diversificación de inversiones más que en supuestos riesgos para la seguridad nacional en España, que habrá que evitar mediante la negociación desde conceptos profesionales y no por clichés ideológicos interesados. La excelente relación entre las dos Casas Reales debe ser un elemento clave para garantizar la confianza entre los dos países y la seguridad.

En estos momentos, encontramos a Bin Salman reconciliado en el ámbito económico y comercial con Estados Unidos, cuyo lugar en la región fue ocupado en parte por China tras la salida de Washington más dedicada al sudeste asiático. Y en una entrevista en la FOX advirtiendo a Irán que, si logra el arma nuclear, Arabia Saudí también la tendrá con el apoyo norteamericano y de Pakistán. Nuevo país miembros de los BRICS, la relación con la India es un reto, como lo es que reduzca la producción de petróleo para subir el precio, de acuerdo con Rusia. Es la agenda propia de Arabia Saudí y Bin Salman.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios