Arabia Saudí, el aliado de EE.UU., ejecuta a 81 personas en un solo día
Ampliar

Arabia Saudí, el aliado de EE.UU., ejecuta a 81 personas en un solo día

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El reino tiránico de Arabia Saudí ha aprovechado el momento propicio que le proporcionaba la guerra de Ucrania y las necesidades de petróleo de Occidente para ejecutar en un solo día a 81 personas. Todo ha quedado en leves protestas de algunas ONGs humanitarias y algún recorte en algunos medios informativos. El petróleo manda como sugiere la viñeta de The Times adjunta.

El gobierno saudí, que dirige con mano de hierro el príncipe heredero Mohammed Bin Salmán, el mismo que ordenó el secuestro, tortura y asesinato -con desmembramiento del cuerpo- del periodista saudí, Jamal Khashoggi, el 2 de octubre de 2018, sigue haciendo de su capa un sayo y despreciando cualquier crítica al comportamiento tiránico del aliado preferente de Estados Unidos en el Cercano Oriente desde hace más de 60 años, junto a Israel.

Las distintas varas de medir las violaciones de los derechos humanos y las injusticias ha quedado de manifiesto en la poca o nula repercusión que ha tenido en la prensa occidental los asesinatos de 81 saudíes, condenados a muerte por no se sabe qué tribunales ni por qué motivos, simplemente por ser chíes enfrentados a la religión oficial del rey absoluto.

La guerra contra los chíes, desde que el Imán Jomeini desalojara al Sha de Persia y declarara su oposición frontal al “satán norteamericano”, los Estados Unidos, se ha ido incrementando desde la llegada al poder de Bin Salmán, que ya en 2016, ejecutó a 43 saudíes, incluido el clérigo disidente chiíta Nimr Al-Nimr, provocando las protestas de Irán.

En realidad, nadie sabe con precisión de qué se acusaba a los hombres que fueron ejecutados, con alusiones como haber sido “condenados por varios delitos, incluido el asesinato de hombres, mujeres y niños inocentes ", y más vagas afiliaciones a “organizaciones terroristas”, como Al-Qaeda, el Estado Islámico -ambos grupos ligados antes a la propia Arabia Sauidí, o a los rebeldes hutís yemenís.

"El mundo ya debe saber que cuando Mohammed bin Salmán promete reformas, la sangre corre como resultado ", afirmó en un comunicado la ONG británica de derechos humanos Reprieve.

Y un editorial del periódico francés Le Monde analizaba que “la invasión de Ucrania por el ejército ruso y la explosión del precio de los hidrocarburos dan, es cierto, rienda suelta a Mohammed bin Salman. Si bien el presidente de los EE. UU., Joe Biden, se ha negado hasta ahora a tratar directamente con él, pero el príncipe heredero ciertamente ha tomado nota del reciente acercamiento entre los EE. UU. y la Venezuela de Nicolás Maduro”.

Amparado en sus inmensas reservas de petróleo, Bin Salman, va a vender caro su apoyo a Occidente. Su objetivo preferente son eliminar los gobiernos enemigos de Yemen e Irán para lo cual no ha dudado en firmar una alianza con Israel, intentado atraer también a los jeques árabes del Golfo.

Irán ha denunciado también haber desmantelado un ataque israelí a una de sus instalaciones nucleares y ha lanzado varios misiles contra supuestas instalaciones israelíes en Erbil, en el Kurdistán iraquí, como respuesta a la muerte de dos oficiales de los Guardianes de la Revolución iraníes en Iraq por parte israelí, lo que agrava la situación en el Cercano Oriente, aumentando los peligros provocados ya por la guerra de Ucrania.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios