Diez fases que explican la erupción del volcán Ayuso
Ampliar

Diez fases que explican la erupción del volcán Ayuso

lunes 15 de noviembre de 2021, 07:28h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

En menos de tres años la presidenta de la Comunidad de Madrid ha pasado de ser ninguneada a ser temida, de verla como prescindible a considerarla como indispensable, de no tener imagen política a explotar su imagen mejor aún de lo que hizo en sus inicios Pedro Sánchez. Surgió como un volcán desafiante e inesperado cargado de lava y cenizas que asustan. Estas son sus diez fases:

1.- Se la eligió para perder en las urnas como un paréntesis necesario para reorganizar a la derecha tras el cataclismo de la moción de censura y perdió, pero con la suerte como aliada y la experiencia de lo ocurrido en Andalucía gracias a la aparición de Vox unos meses antes, ganó un Gobierno cuando su partido creía que estaba condenado a una larga espera en este epicentro político de España que es Madrid, desde el que se llega a todos los rincones y que influye de forma decisiva en las decisiones que se toman en el resto.

2.- Se rodeó desde el primer momento o la rodearon de un equipo que sabía más que ella en cada una de las áreas pero que la aceptaron como jefa desde el primer momento y le dejaron todo el protagonismo público de sus decisiones. Nada de elegir mirando hacia abajo, sin miedo y sin complejos se dispuso a combatir a una izquierda que se había creído ganadora y que no la tomaba en serio pensando que sería flor de un día, incapaz de analizar las razones de su propio fracaso en las urnas con sucesivos liderazgos que han ido desapareciendo.

3.- Aceptó ser líder desde el primer momento, sabiendo cuales era sus puntos fuertes y sus más evidentes puntos débiles. Con una sabia y directa explotación pública de los primeros ocultó los segundos hasta convertirse en líder de la derecha española de toda la vida, la misma que no aceptó la II República, que posibilitó la dictadura de Franco en lo político, que hizo un cambio radical en lo económico y que se hizo más liberal en lo social que la propia izquierda hasta propiciar todos los cambios necesarios a la muerte del Dictador.

4.- Supo aprovechar la pandemia sanitaria, que destrozó económicamente a todas y cada una de las Comunidades, para enfrentarse al Gobierno Central y conseguir que los medianos y pequeños empresarios, con sus millones de puestos de trabajo la convirtieran en la mejor portavoz de sus protestas ante las que consideraban medidas que les llevaban a perder el esfuerzo de toda una vida. Como la mejor vendedora de los mercadillos semanales logró que una desesperada sociedad comprara sus productos, con el “ antisanchismo” como estrella de la oferta semanal.

5.- Sin rivales políticos en Madrid por la división de la izquierda dirigió toda su artillería política hacia el presidente Sánchez y el primer Gobierno de coalición de nuestra historia, convirtiéndose sin querer - o al vez aceptándolo - en una nueva versión democrática del “Alzamiento Nacional” o del “ Golpe militar” de 1936 contra la República social-comunista, convirtiendo al PP de Madrid de 2019 en un producto híbrido entre la CEDA de Gil Robles y la Falange de Ramiro de Maéztu, con pequeñas dosis del liberalismo de Ortega y el descreimiento de Unamuno.

6.- Se convirtió en referencia nacional Inter clasista, el mejor de los ejemplos de la ruptura del bipartidismo pese a representase las siglas de uno de ellos, del cansancio social hacia la aristocracia de los partidos, ensanchando el voto popular que había ido perdiendo el Partido Popular de Mariano Rajoy; sin pasado político propio que pudiera estorbarla y demostrando que sus años bajo el influjo de Esperanza Aguirre le habían enseñado mucho más de lo que sus adversarios externos e internos creían. Con el hundimiento nacional del difuminado centro político de Ciudadanos a su favor.

7.- Decidió colocar la imagen y la comunicación como prioridades absolutas de su acción de gobierno, logrando convertirse ella misma en el centro de todos los ataques de la dividida izquierda, ya se los lanzaran tanto desde la Asamblea madrileña y los representantes del PSOE y los antiguos compañeros de Podemos, como desde los desdibujados sillones del Consejo de Ministros del presidente Sánchez, que se enrredaba en sus propias contradicciones. Unión interna que frenó el avance más radical de la derecha obligada al apoyo, frente a fragmentación prolongada de la izquierda.

8.- Tenía y mantiene a su favor su propio estilo en el hablar de barrio, que ha ido perfeccionando en sus combates semanales en el Parlamento madrileño, para que se la entienda sin tener que entender de política; en el vestir informal y sin firmas de modistos acreditados, justo lo contrario de lo que han hecho sus adversarias; y hasta en la elección de sus novios y compañeros sentimentales, desde un peluquero a un enfermero divorciado y con hijos, tan alejados sus tres pilares básicos de la imagen tópica de la derecha rica y poderosa como cercana a la castigada económica y socialmente clase media española.

9.- Tan consciente es de que sin Pablo Casado no estaría donde está como de que conseguir el estrellato en el campo de juego de la gran política, saliendo desde el banquillo del banquillo, necesitaba de un aprendizaje continuo, de una testarudez mantenida y de una habilidad para comunicar de la que carecen sus adversarios, ya provengan desde la oposición o desde su propio partido. Ella no pide, como sí hace por ejemplo la vicepresidenta Yolanda Díaz, que se una la derecha detrás de su liderazgo, prefiere que la quieran sin tener que pedir el cariño.

10.- Si las oportunidades hay que aprovecharlas y aún más los errores de la oposición y hasta de los ocasionales compañeros de viaje, Isabel Díaz Ayuso convirtió el pasado mes de mayo el mal planificado y aún peor ejecutado plan del PSOE para hacerse con tres Gobiernos autonómicos - con el suyo como gran objetivo - en la mejor de las pértigas para ganarse un hueco en el panorama de los medios de comunicación internacionales tras una victoria incontestable muy por encima de lo que pensaban en la dirección nacional del PP. Y si las urnas le daban la razón, ¿ cómo no podían dársela su compañero del alma en Nuevas Generaciones y el equipo que le rodeaba?.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios