La ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera, YolandaDíaz.
Ampliar
La ministra de Trabajo y vicepresidenta tercera, YolandaDíaz.

En marzo mejora el empleo pero con muy poca fuerza

miércoles 07 de abril de 2021, 07:27h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta GómezGalán

Crecen los sectores de la Construcción (+15.000 efectivos), Educación (+8.600) o las Administraciones Públicas (+5.800),pero baja Sanidad

Los registros laborales del mes de marzo dejan un sabor agridulce. El empleo se incrementa por primera vez desde octubre y el paro cae por primera vez desde septiembre, al tiempo que disminuye el número de afectados por un ERTE y mejoran con fuerza las tasas de evolución interanual”, afima Andreu Cruañas. Presidente de Asempleo.

No obstante,-matiza Cañadas- “la primavera de este año no comienza con la suficiente fuerza como para poder ser optimistas de cara al comportamiento general del empleo en este 2021. Ello dependerá de la aceleración del proceso de vacunación e inmunización de la población”.

En marzo, la afiliación a la Seguridad Social se ha incrementado en 71.000 personas respecto a febrero (+51.000 previstos), lo que se traduce en una mejora de la tasa interanual de evolución de la afiliación, alcanzando el -0,45% desde el -2,08% del mes anterior, segùn

Por su parte, el paro registrado se reduce en 59.000 personas respecto a febrero, (-20.000 previstos), hasta alcanzar los 3,95 millones, llevando la tasa de evolución interanual del paro hasta el +11,31% desde el +23,49% del mes anterior. Se trata del tercer mejor registro de la serie histórica en un mes de marzo.

Existen dos formas de interpretar los datos, en función de si se quiere ver el vaso medio lleno o medio vacío. La perspectiva optimista remarcaría que este marzo ha sido el mejor para el mercado laboral desde octubre y que a pesar de las restricciones y de una Semana Santa casi inexistente, se consigue crear empleo, abriendo la puerta a una recuperación económica y laboral más sostenida y vigorosa si se acelera el proceso de vacunación e inmunización de la población.

A su vez, se podría afirmar que la suavización de las medidas de contención de la tercera ola ha permitido a más de 155.000 personas abandonar la situación de ERTE entre el 27 de febrero y el 31 de marzo; o que el desempleo cae por primera vez desde septiembre, bajando del umbral de los 4 millones de parados.

La perspectiva pesimista argumentaría, por tanto, que esa abrupta mejora de las tasas interanuales responde únicamente a un efecto base, debido al hundimiento del mercado laboral en marzo del año pasado. Se podría defender a su vez que el incremento de 71.000 afiliados es el menor en un mes de marzo desde 2014 (+84.000), sin contar el aciago mes de marzo de 2020.

Finalmente, cabría recordar que el último día de marzo de este año se destruyeron alrededor de 190.000 empleos, y que la afiliación a 31 de marzo ha retrocedido a niveles de principios de enero.




A nivel sectorial, el incremento del empleo este mes ha sido generalizado. La Hostelería lidera la creación de empleo (+31.400 afiliados), que tras seis meses de continua destrucción consigue sumar en positivo, pese a estar lejos de los niveles propios del mes de marzo (promedio de +55.000 entre mar-17 y mar-19).

Dentro de Hostelería, destaca la actividad de servicios de comidas y bebidas, responsable del 87% del empleo creado, mientras que los servicios de alojamiento continúan sin crear empleo debido a las restricciones a la movilidad y el turismo.

Construcción (+15.000 efectivos), Educación (+8.600 efectivos) o las Administraciones Públicas. (+5.800 efectivos), entre otros sectores, se comportan en línea con su estacionalidad, anotándose incrementos significativos. Las únicas excepciones son Sanidad (-3.300 afiliados) y Actividades profesionales (- 100 efectivos) que, si bien la destrucción de empleo es mínima, son sectores que suelen arrojar datos positivos en el tercer mes del año.

En lo relativo a la reducción de los ERTES, de los 130.000 trabajadores que de media han abandonado esta situación en marzo, el 53% estaban empleados en el sector de comidas y bebidas, el 23% en comercio al por menor y el 9% en actividades deportivas y de entretenimiento. La reducción de trabajadores afectados por ERTE es más intensa en los de impedimento, que en los de limitación de la actividad.

Por tipo de contrato, en marzo se registraron 1.404.107 contratos, lo que supone un aumento de 11,7% respecto marzo de 2020 (+147.597 contratos). Los contratos temporales, que representan el 80,1% del total de contratos creados, han aumentado un 1,6% en términos interanuales y los contratos indefinidos un 42,5%.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios