Isabel Díaz Ayuso y Angel Gabilondo.
Ampliar
Isabel Díaz Ayuso y Angel Gabilondo.

Ayuso y Gabilondo son la mejor copia de la España de hace 40 años

martes 23 de marzo de 2021, 06:50h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

En dos meses tendremos viejo o nuevo gobierno en la autonomía madrileña. Seguirá gobernando Ayuso con la indispensable ayuda de Vox e incluso de Ciudadanos o lo hará el bloque de las tres izquierdas, que así está planteado el combate, con Gabilondo partiendo con ventaja sobre Más Madrid y Unidas Podemos.

En una semana tendremos nuevo gobierno en Cataluña bajo la presidencia de Pere Aragonés y las ayudas de JxCat y la Cup, salvo que desde Esquerra den un volantazo y cambien de socio pasando del independentismo de Puigdemont a la españolidad de Salvador Illa y la metamorfosis siempre inacabada de Ada Colau.

Fracasada la moción de censura en Castilla y León, en unos días tendremos un viejo o un nuevo Ayuntamiento en la capital de Murcia; y comprobaremos que apenas ha habido cambios en el escenario global de la política española. Este país y esta democracia nació partido en dos y ahí sigue, siempre dispuesto a que el siempre pedido tercer partido, el que cumpla su misión de colchón, no viva más allá de una o dos Legislaturas.

Lo que parece tan nuevo en la política nacional si se mira bien se descubre que es viejo. La derecha global, que era el PP construido por José María Aznar y mal mantenido por Mariano Rajoy, consiguió gobernar durante catorce años y medio, con dos mayorías absolutas y tres Legislaturas apoyado en los nacionalistas catalanes y vascos; la izquierda global, por su parte, que era la que construyó Felipe González y heredaron Zapatero y ahora Sánchez lleva camino de conseguir gobernar durante otros 24 o 25 años, de los que la mitad habrán sido con mayoría absoluta y la otra mitad gracias al apoyo de los mismos partidos catalanes y vascos.

Si contamos desde las primeras elecciones generales de 1977, con las dos victorias de la UCD de Adolfo Suárez, el nacionalismo - de derechas y más o menos radical - de vascos y catalanes ha servido con sus votos a los llamados partidos nacionales para alcanzar el poder y ejercer el gobierno durante la mitad del tiempo que llevamos de democracia en este país.

¿Qué diferencias existen ahora sobre esta pequeña historia acumulada de 44 años?. Globalmente considerada, ninguna. Engañan las apariencias. España a la hora de votar sigue partida en dos, lo que ocurre que expresa esa división a través de rostros diferentes.

Sin mirar al pasado más de lo debido y fijarnos en lo que las encuestas pronostican tras lo ocurrido enMurcia y lo que vaya a ocurrir en Madrid y Castilla y León, vemos que la derecha que encarnan el PP, Ciudadanos y Vox, de mantenerse o agruparse en torno al Partido Popular, se acercará al poder en el Congreso en condiciones de igualdad en las urnas con el bloque de la izquierda. Y veremos por enésima vez que los nacionalistas vascos y catalanes son necesarios para lograr las correspondientes investiduras.

Durante 44 años los escaños conseguidos por los representantes de la burguesía catalana y vasco a través de CiU y sus actuales derivados, y del PNV - que oscilaban entre los 20 y los 25 parlamentarios de forma reiterada merced a los beneficios “locales” de la Ley D´Hont - han sido claves para entender la evolución política, económica y social de España.

Sin la participación activa de José Antonio Ardanza y, sobre todo, de Jordi Pujol es imposible explicar lo bueno y malo conseguido por nuestra clase política. No se explican las leyes aprobadas, los Estatutos y sus reformas aprobados, y no se explica ni la Monarquía parlamentaria que encarnó Juan Carlos I y hoy tiene como referencia a Felipe VI.

Desde 2018 han ocurrido sucesos políticos impensables y que mueven inicialmente a la sorpresa, pero un estudioso de nuestra historia, dentro de cincuenta o cien años, llegará a la conclusión objetiva de que sin la presencia activa de las minorías catalana y vasca no se puede gobernar en España. Verá que la derecha y la izquierda cambian de rostros y hasta de siglas pero siguen representando a los mismos intereses. Y la suma de sus representantes a nivel nacional siempre es la misma, con las mismas necesidades de apoyos interesados y cambiantes por parte de lo que fue CiU y lo que sigue siendo el PNV. XIV Legislaturas nos contemplan.

Con seis meses de gobierno en funciones por medio, las urnas de 2015 y 2016 dejaron a la derecha nacional con 169 escaños, y a la izquierda con 156. Ambas necesitan a los representantes de catalanes y vascos y estos jugaron sus bazas de la forma que creían mejor para sus intereses. En 2018 Consiguieron la cuadratura del círculo en apenas 48 horas: tener un Presupuestos Generales de derechas y un Gobierno que los gestionara de izquierdas. ¿Se puede dudar de su fuerza y de lo que se escribirá sobre ellos en el futuro?

Tal vez por eso Pedro Sánchez intenta parecerse a Felipe González pero sin poder olvidarse de Rodríguez Zapatero; mientras Pablo Iglesias se debate entre Santiago Carrillo y Julio Anguita.

En el lado contrario, Pablo Casado y antes del abandono el hoy abogado en ejercicio Albert Rivera, se clonaban a sí mismos hasta en su forma de vestir deambulando entre Adolfo Suárez y José María Aznar. Hasta el recién llegado Santiago Abascal duda entre los dos Manuel Fraga que están en nuestra historia, el dispuesto a quitarse la chaqueta y soltar algún que otro mamporro y el que concibió la necesidad de cambios urgentes que necesitaba aquella remodelada dinásticamente Monarquía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios