Joe Biden y Kamala Harris en un poster de la campaña.
Ampliar
Joe Biden y Kamala Harris en un poster de la campaña.

Biden se rodea del equipo de Obama

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta Gómez Galán

No hay sorpresas, Biden gobernará con el equipo de Obama lo que indica que se retomará la política norteamericana exactamente donde lo dejó el Partido Demócrata en 2016 cuando Trump ganó las elecciones.

Los primeros nombramientos de electo presidente de los Estados Unidos para constituir el equipo que le acompañará en enero a la Casa Blanca ya formaban parte del gabinete de Barack Obama que era también el del propio Biden que ejercía entonces como vicepresidente.

De hecho, la única incorporación nueva va a ser la de la propia vicepresidenta, Kamala Harris, de 56 años, la única que, por ahora, no estaba en el equipo de Obama que hasta ahora había ejercido como fiscal general de California (2011-2017) y posteriormente como senadora, donde la fichó Biden para ser su número dos en las elecciones presidenciales.

Hija de un jamaicano y de una india Tamil, su elección se produjo después de toda una ola de protestas de los negros (afroamericanos) contra la violencia policial blanca. Es también la primera mujer que llega al cargo de vicepresidenta. Hasta este momento a lo máximo que habían llegado las mujeres en la Casa Blanca era a dirigir el importante Departamento de Estado (Exteriores) que ya ejercieron Madeleine Albright con Clinton entre 1997 y 2001, y recientemente Hillary Clinton con Obama, que hasta ahora ha sido la primera mujer en ser candidata a la Presidencia en 2016 donde perdió frente a Trump.

El nuevo secretario de Estado de Biden será Antony Blinken, que fue asesor adjunto de seguridad nacional de 2013 a 2015, con Obama, y subsecretario de estado de 2015 a 2017. Blinken ha sido durante la campaña presidencial el principal asesor de política exterior de Biden. Con este nombramiento no parece que vaya a cambiar mucho la política exterior norteamericana salvo en las formas y en temas puntuales como Cuba . donde Trump había vuelto a cerrar las puertas que había entreabierto Obama.

No se esperan , sin embargo, grandes cambios sobre Venezuela, ya que el Partido Demócrata ha apoyado en lo fundamental la política de Trump apoyando a Juan Guaidó frente a Maduro y habrá que esperar a ver cómo se inician las relaciones con China o Rusia.

Durante la época de Obama-Biden-Hillary Clinton, Estados Unidos apoyó los levantamientos de la llamada Primavera Arabe, que acabó en un desastre, así como el asesinato de Gadaffi en Libia, país que todavía sigue hecho un desastre, o la guerra de Siria. Curiosamente Trump no ha iniciado ninguna guerra, salvo los ataques aéreos a Siria.

Para otro puesto clave para la política exterior, la embajada ante la ONU, Biden ha elegido a Linda Thomas-Greenfield, más conocida por sus siglas LTGque llevó la política exterior de Obama en África. Con la llegada de Trump, se unió a la firma de asesoría Albright Stonebridge como consejera principal de la exsecretaria de Estado Madeleine Albright, embajadora ante la ONU y secretaria de Estado con Bill Clinton (1993-2001), y que comandó tanto la guerra de Bosnia y el segundo gran ataque contra Irak, bajo la excusa de que Saddam Hussein no dejaba a la ONU comprobar la destrucción de las “armas de destrucción masiva” que luego sirvieron a Bush para atacar y destruir el país en 2004.

Como directora del Departamento Nacional de Inteligencia, Biden ha escogido a otra mujer Avril Haines que ya fue asesora adjunta de seguridad nacional durante el segundo mandato del presidente Obama y antes de eso la primera mujer subdirectora de la CIA.

Otro antiguo y estrecho colaborador de Obama, el ex candidato presidencia del partido Demócrata, John Kerry, delegado especial para el Clima. Kerry que perdió contra Bush en 2004, y que relevaría a Hillary Clinton como secretaria de Estado en 2013 ya bajo el mandato del primer presidente afroamericano y liderando acciones como el terrorismo extremista islámico, la Guerra en Siria,​ el restablecimiento de relaciones con Cuba​, así como el acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

El jefe de gabinete será Ronald A. Klain, que ya fue jefe de gabinete del vicepresidente Al Gore, en la administración Clinto, y más conocido como el "zar del ébola" de la Casa Blanca cuando Obama y Biden le escogieron para coordinar la respuesta de la administración a esa epidemia.

Otro viejo conocido del equipo de Obama, Alejandro Mayorkas, nacido en Cuba, será el jefe del Departamento de Seguridad Interior (DHS), que tendrá a su cargo las polémicas políticas de control de inmigración y seguridad fronteriza que es uno de los temas que más polariza a la opinión pública norteamericana.

Mayorkas fue director de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos durante el primer mandato del presidente Obama y fue ascendido a subsecretario del DHS durante el segundo mandato de Obama.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios