Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Ampliar
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

Sánchez, el de las normas vacuas

jueves 17 de septiembre de 2020, 19:52h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El gobierno saca leyes y medidas pero no controla su cumplimiento ni cuenta la verdad.
El gobierno de Pedro Sánchez y en general el de todas las Autonomías españolas se han instalado en las normas, leyes y medidas teóricas pero sin preocuparse si luego se cumplen o no. Como mucho de vez en cuando llaman a alguna televisión para que grabe alguna patrulla policial haciendo un control y pare usted de contar.

Los políticos dan muchas lecciones teóricas pero en la práctica muy pocas cosas funcionan bien en España. Presumíamos de una sanidad Pública de primera pero era más un deseo que una realidad. Antes de la pandemia los centros de salud y los hospitales estaban ya saturados y todos los años los brotes de gripe hacían tambalear el tenderete. Enseguida uno de izquierdas acusa al gobierno de derechas de turno, y viceversa pero la verdad es que ni unos ni otros hacen hecho nada por resolver el problema de verdad. Si la Sanidad madrileña está hecha un desastre, lo mismo la ocurre a la catalana o la andaluza.

Todos los gobiernos, de derechas y de izquierda , nacionalistas o españolistas, han conseguido paralizar las administraciones públicas, de manera que la pandemia ha acabado por dar un golpe mortal a los servicios públicos. Hay ayuntamientos que simplemente no limpian las calles con la excusa del posible contagio de sus trabajadores, y hay ministerios estatales que deben estar vacíos porque no hay manera ni de pedir una cita ni de solicitar un papel. La excepción que confirma la regla es la Agencia Tributaria.

Es una simple anécdota pero a pesar de que todos los ayuntamientos, de izquierda y derecha, tienen normas sobre llevar a los perros atados cuando “pasean” a sus dueños, nadie ve nunca a un policía en un parque donde los perros corren a sus anchas defecando en las arenas donde juegan los niños.

Si los jóvenes hacen botellón es porque los políticos han sacado normas para prohibirlo en teoría pero no los medios para hacerlo en la práctica. Lo mismo que la ley que sacaron para frenar los desahucios y permitir ciertas ocupaciones de pisos sin dueño por parte de familias pobres. Al final como nadie ha vigilado nada, han sido las mafias las que han sacado tajada de las ocupaciones de pisos con dueño hasta que la gente ha tenido que saltar y ahora resulta que todo se arregla con una nueva norma teórica enviada por la fiscal general, Dolores Delgado, a los fiscales. Habrá que verlo.

Y si malo es el control que hace el Gobierno de Sánchez, peor es la información que da –manía que repiten casi todas las Autonomías- hasta el punto de que se puede decir que hay muy pocas verdades en los datos que da el Gobierno no solo sobre la pandemia, sino también sobre los Ertes, los Ere’s, el ingreso mínimo vital, el pago del Sepes a los trabajadores afectados por despidos temporales, lo que va a recuperar el Estado de la venta de Bankia y un largo etcétera.

Con todo este panorama se va imponiendo en la sociedad española el “sálvese quien pueda” y el “resuelva usted sus problemas como pueda”. Los ciudadanos confían ca vez menos en el Estado y se convierten así en pasto para las empresas de sanidad, de educación y en general de servicio privadas. Aumenta exponencialmente la contratación de alarmas contra las ocupaciones o el de los seguros médicos ante la imposibilidad de acceder a tu ambulatorio público. Y todo esto lo ha organizado el Gobierno de Sánchez –y los correspondientes ejecutivos autonómicos- en nombre de la “prioridad es la vida de las personas”. Y llevamos más de 50.000 muertos, casi el doble de lo que dicen.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios