Vicente Valles, periodista de Antena3.
Ampliar
Vicente Valles, periodista de Antena3.

Así son las cosas

lunes 06 de julio de 2020, 20:14h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El periodismo y la política nunca deben funcionar como una sociedad de cómplices, , y por eso los políticos intentan controlar y manejar los medios

En la cabeza de un fanático solo hay dos tipos de periodistas: los que les resultan útiles y los que le estorban”. Esta frase la ha pronunciado Carlos Alsina en su programa Más de uno de Onda Cero, y lo ha hecho al solidarizarse con Vicente Vallés, director del telediario de las 21 horas en Antena 3, que ha sido acusado de actuar en favor de las cloacas mediáticas por Pablo Echenique, portavoz parlamentario de Podemos.
En el párrafo anterior he mezclado tres nombres (Carlos, Vicente y Pablo) para referirme a dos ciudadanos libres y honestos en el desarrollo de su trabajo y a un tercero que es una máquina de vomitar odio y amenazas en defensa de su patrón y tocayo que últimamente está pisando demasiados charcos.
El periodismo y la política nunca deben funcionar como una sociedad de cómplices, y por eso los políticos intentan controlar y manejar los medios de comunicación o crear sus propios chiringuitos de propaganda. En algunos casos lo consiguen: solo basta ver o escuchar a los mamporreros mediáticos del poder a lo que solo les falta salir vestidos con una camiseta con la siglas del partido del que cobran y al que sirven como barraganas.
¿Y qué sucedía antes?
Hace tiempo que dejé de trabajar o de colaborar en los medios de comunicación aunque nunca he dejado de ejercer la responsabilidad social de un periodista porque sigo escribiendo con regularidad en mi blog, que enlazo a las redes sociales, o en algunas revistas culturales o de información general que, de vez en cuando, reclaman mis textos.
Me gustan esta fórmula de monologo literario porque es la única forma de expresarte sin que nadie te interrumpa con una estupidez o una impertinencia, dos expresiones que generalmente va unidas y a la que son muy aficionados los que confunden el pensamiento con la simple negación de lo que dice el otro, porque en su puñetera vida han sabido argumentar o debatir.
Les confieso que en esto del periodismo he conocido de todo gracias a que este oficio me ha permitido hacer información deportiva, de sucesos, cultural, ir de enviado especial por tres continentes, trabajar como fotógrafo y hacer información política que es la especialidad a la que he dedicado más años. En todos esas áreas había periodistas buenos, mediocres o inútiles, pero prácticamente todos tenían un cierto sentido de la dignidad por el trabajo que hacían y de la responsabilidad que implicaba contar noticias que no fuesen falsas.
Los aduladores del poder de entonces eran menos numerosos y estaban peor organizados, entre otras razones porque los políticos estaban aprendiendo a enmendar la memoria de Montesquieu. Hoy sigue habiendo excelentes profesionales que se singularizan simplemente porque cuentan lo que suceden en España y esa conducta les lleva a informar con rigor de cualquier asunto de interés sin pararse a pensar a quién van a incomodar, con lo que unas veces le pisan un callo a la derecha y otras veces a la izquierda.
Vicente Vallés ha decidido que no quiere perder la dignidad como persona y como periodista, y para conseguirlo lo único que hace es seguir el consejo de Walter Cronkite , cuando al terminar su informativo diario en la CBS decía al despedirse: “Así son las cosas”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios