Trump se complica su reelección
Ampliar

Trump se complica su reelección

jueves 18 de junio de 2020, 17:54h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El polémico presidente norteamericano ya no tiene asegurada la reeelcción mientras aumentan las posibilidades de su contrincante el demócrata Joe Biden.

Todo empezó el 1 de junio, una semana después de que un policóa blanco matara al afroamericano George Floyd en Mineapolis (Minesota) y se dsatara una oleada de protestas por la violencia policía contra los negros. Las manifestaciones llegaron hasta la Casa Blanca donde un asustado Donald Trum se refugió en el búnker presidencial lo que fue destacado por todos los medios de comunicación. Lo mismo que su intento de sacar al ejército a la calle cosa que rechazaron sus propios jefes militares. El miedo de Trump se convirtió en la comidilla popular e inmediatamente sus asesores empezaron a pensar en cómo superar el incidente.

Ese 1 de junio, Donald Trump salió a pecho descubierto desde la Casa Blanca hacia la iglesia de San Juan, situada cerca de la Plaza de Lafayette que había sufrido algunos pequeños desperfectos por las protestas. Le seguían parte de sus ministros y colaboradore, además de su hija Ivanka, vestida casi de fiesta y sobre unos tacones de aguja y un bolsa blanco que rompía con los trajes grises y azules de sus acompañantes.

Rodeando al presidente una larga fila de policías y todo tipo de guardias armados hasta los dientes que habían formado una muralla a ambos lados. Trump llegó hasta la iglesia y posó ante las cámaras levantando en su mano derecha un ejemplar de la Biblia. Todo parecía tranquilo y controlado o eso al menos era la intención de la caminata al que algunos medios definieron como “la reconquista de Washington” que había caido en manos de los manifestantes durante variois días.

Pero la realidad no era tan tranquila ya que nada más voiver Trump a la Casa Blanca comenzaron a circular vídeos y fotografías de las cargas policiales que habían tenido que efectuar la policía contra los manifestantes en la cercana Plaza de Lafayette para impedir que estorbaran el paseo del presidente y de su hija. Los medios de comunicación acabaron convirtiendo la propaganda presidencial en un desastre publicitario.

El candidato demócrata, Joe Biden, que se medirá con Trump en noviembre, ha empezado incluso a soñar en ganar las elecciones presidenciales tras las continuas meteduras de pata del presidente a cuenta de las manifestaciones antrracistas que han acabado con dar la vuelta al mundo recordando que en Estados Unidos el racismo sigue en pleno vigor.

Las cosas se le complican a Donald Trump que antes de que comenzara la pandemia de coronavirus se veía como ganador indiscutible de las elecciones presidenciales. La prensa ha comenzado también a recordarle su edad, vacaba de cumplir 75 años el 14 de junio (su conrincante Biden tiene 77 años) , después de que bajara con dificultades una rampa en su visita a las dependencias de la academa militar de West Point en Nueva York o que tuviera que coger un vaso de agua con las dos manos porque le temblaban.

Y para liar más las cosas ha tenido que posponer un día su primer mitín post coronavirus en Tulsa (Arkansas) que había anunciado para el 19 de junio como comienzo de su campaña electoral, junto el día en el que Estados Unidos celebra el juneteenh o el día de la Libertad, cuando el general general Gordon Granger leyó ese día en Galveston, Texas, la abolición de la esclavitud en 1865. Trump afirma que cambió el día cuando amigos afroamericanos le sugerieron que no lo hiciera coincidir con el ese aniversario. En cambio ha hecho oídfos sordos a las voces que le reprochan poner en peligro a las miles de personas que acudierán al mitin en plena oleada de coronavirus que sigue vigente en Estados Unidos, con más de 2,2 millones de contagiados y casi 120.000 muertos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios