Las dos alargadas sombras que vigilan a Soraya y Casado
Ampliar

Las dos alargadas sombras que vigilan a Soraya y Casado

sábado 14 de julio de 2018, 04:01h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Desde el principio de la guerra interna del Partido Popular, sus dos expresidentes han trabajado en la sombra. José María Aznar apoyando a Pablo Casado, Mariano Rajoy haciendo lo propio con Soraya Sáenz de Santamaría. Huérfana de esos apoyos, María Dolores de Cospedal

El primero lo ha hecho desde Faes y sus relaciones económicas y sociales; el segundo con todo el antiguo equipo de Moncloa. Siguen en las mismas. Y así hasta el mismo momento de la votación el día 21. Lista de compromisarios por medio, llamadas uno a uno, recuento y presiones de todo tipo.

Si Santamaría y Casado quieren ganar tendrán que conseguir 1550 votos. Las cuentas de la exvicepresdidenta la llevan a decir que superará por ochocientos apoyos a su rival. Esas mismas cuentas, en el otro bando, les llevan a pensar que contarán con una ventaja de quinientos. No hay dos modelos de partido en juego. El poder en su forma más descarnada y primitiva. Una y otro han llamado varias veces a la que fue tercera en discordia para ofrecerle “lo que quieras para tí y los tuyos”.

Para la ex de Defensa solo hay un objetivo: tratar de impedir a toda costa que su colega en la abogacía del Estado triunfe y sea la sucesora de Rajoy, al que acusa en haberla engañado tres veces: la primera, antes de presentarse como candidata, cuando le preguntó por su neutralidad; la segunda cuando, tras recibir varias llamadas de dirigentes del partido a los que habrían llamado en nombre del ex presidente para solicitar su apoyo público a Soraya, le preguntó por ese indirecto respaldo al antiguo equipo de Moncloa; y la tercera para preguntarle de forma directa por las acciones que estaban llevando a cabo Javier Arenas, José Luís Ayllón, Fernando Martínez Maillo y las dos mujeres más próximas a Rajoy durante su estancia en La Moncloa, su secretaria personal, Ketty Satrústegui, y su superdirectora de comunicación, Carmen Martínez Castro.

Sin ideología que les enfrente - entre el liberalismo y la socialdemocracia -puede que sean los apoyos religiosos los que determinen el final amargo o feliz de la contienda. A un lado está la democracia cristiana de toda la vida, la que representan Arenas y el actual presidente de la Comisión Organizadora, Luís de Grandes. Al otro el OPUS y los Legionarios de Cristo, que estarían más cercanos a Pablo Casado y a la familia Aznar-Botella. Esa división en el PP es la misma que se da en la jerarquía eclesiástica española, de ahí que la aproximación a la Conferencia Episcopal o al Vaticano tengan en estos momentos una gran importancia. Para algunos su voto será una cuestión de fé.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Más Actual

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.