España se está convirtiendo en un país de jubilados
Ampliar

España se está convirtiendo en un país de jubilados

viernes 15 de octubre de 2021, 19:11h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta G. Galán

El crecimiento natural en España lleva 6 años siendo negativos, alcanzando en 2020 la cifra récord negativa de -153.724 personas (339.206 nacimientos y 492.930 defunciones). España se está convirtiendo en un país de viejos.

A pesar de que la mayoría de las españolas desearían tener 2 o más hijos, España, con un índice de fecundidad de 1,18 hijos por mujer, está muy alejado del nivel de reemplazo generación (2,1) y se coloca en el furgón de cola de la natalidad mundial y europeo: Es junto a Malta el último de la Unión Europea y a nivel mundial sólo Corea, Singapur y Taiwán tienen un índice de fecundidad peor que el de España.

En España nacen actualmente 330.172 niños menos que en 1975, a pesar del aumento de la población en más de 11 millones de personas desde ese año y de la inyección de la natalidad de las madres extranjeras que fue de 76.224 nacimientos en 2020, de manera que 2 de cada 9 nacimientos en España se deben a las madres extranjeras.

La primera gran conclusión del informe de Evolución de la Familia en España 2021, señala Mariano Martínez-Aedo, Vicepresidente del Instituto de Política Familiar (IPF), es que “la familia en España sufre una crisis gravísima y sin antecedentes, con menos matrimonios cada vez, y más frágiles, con menos niños y con graves problemas de la vivienda y de conciliación de la vida laboral y familiar. Cada vez más gente vive sola o en hogares más pequeños. Todo ello con su gran consecuencia de la catástrofe demográfica que vivimos”.

La segunda conclusión general, continúa Martínez-Aedo, es la inacción de la administración ante las necesidades acuciantes y los derechos incumplidos de la familia, junto con medidas claramente antifamiliares. Y no sólo en temas familiares sino en cuanto a la educación, a la vivienda, a la estabilidad conyugal, a la conciliación laboral. Todo ello provoca que España sea el país de toda la UE que menos ayuda y protege a la familia”.

Desde 1981, la población mayor de 65 años ha aumentado un 121% y la población menor de 15 años se ha reducido un 30%.

Los casi 2,9 millones de personas mayores de 80 años son ya el 6,1% de la población y en 2050, 1 de cada 3 españoles (31,4%) tendrá más de 65 años, superándose los 15,6 millones de personas, de las cuales casi 6 millones serán mayores de 80 años. Eso significa que por cada 3 mayores de 65 años sólo habrá 5 personas en edad activa lo que pondrá en riesgo el sistema público de pensiones y protección social, obligando a cambios drásticos en el modelo de sociedad.

Según los responsables del Instituto de Política Familiar (IPF), España está en el furgón de cola de los países de la UE27 que menos ayuda destina a Prestaciones sociales a la Familia.

Mientras Europa (UE27) destina de media a la Familia el 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB), España dedica sólo el 1,3% del PIB. Esto significa que las prestaciones familiares españolas apenas suponen el 59% de la media comunitaria-Y año tras año este porcentaje va disminuyendo, aumentando la brecha.

La mayoría de las prestaciones de España son en especie (0,8% del PIB a Prestaciones en especies (no monetarias) y 0,5% PIB a prestaciones directas (No monetarias). La prestación social a la familia se ha convertido en una prestación casi “marginal” en la Política Social (el 5,5% del total) y además las prestaciones por hijo a cargo, principal medida de política familiar, ha sido eliminada, con la excusa de integrarla en el Ingreso Mínimo Vital

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios