Rocío Monasterio, Mónica García e Isabel Díaz Ayuso en el debate elctoral de Telemadrid.
Ampliar
Rocío Monasterio, Mónica García e Isabel Díaz Ayuso en el debate elctoral de Telemadrid.

Todo el poder políitico para 5 mujeres en Madrid

jueves 03 de junio de 2021, 08:05h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Ya ha pasado.El poder político ha cambiado de formas global en la Comunidad de Madrid. Por primera vez, tanto la derecha como la izquierda están representadas por mujeres. Si el día 18 Isabel Díaz Ayuso es elegida presidenta tendrá al lado y enfrente a cuatro adversarias, cada una de ellas como representante de los resultados electorales del 4 de mayo.

La líder del Partido Popular, pese a ganar por una gran diferencia, necesita al menos cuatro de los trece votos que consiguió Vox con Rocio Monasterio como cabeza de lista. Los tendrá con seguridad pero la posición del partido que dirige Santiago Abascal no es cómoda, siente que está estancado y que puede hasta retroceder.

La presión que está habiendo en Andalucía para obligar al presidente Moreno Bonilla a que convoque elecciones adelantadas el próximo otoño es un buen ejemplo. La abstención de Vox impidió que se aprobase la Lay del Suelo de esa Comunidad.

En Madrid está con ver hasta dónde llegan los deseos de compartir poder que tienen Abascal y Monasterio, y hasta dónde está dispuesta a ceder la futura presidenta. La manifestación convocada para el día trece contra los indultos de los presos catalanes y la posible vuelta de Puigdemont será toda una declaración de intenciones por parte de los dirigentes de la derecha española. Convocada por María San Gil, Rosa Díez y Fernando Sabater va a volver a unir en primera fila a los obligados socios de cualquier gobierno, incluido el declinante Ciudadanos de Inés Arrimadas y Edmundo Bal.

Si la derecha madrileña tiene rostro de mujer, aún más lo tiene la izquierda tras los abandonos de Angel Gabilondo y Pablo Iglesias. Con Mónica Garcia comon “jefa” de la oposición al tener los mismos escaños Más Madrid que el PSOE pero más votos querrá ejercer de ese “cargo” simbólico pero efectivo. Se lo reconocerá Díaz Ayuso el día que le interese y jugará con su rival socialista, Hana Jalloul, para intenar que esa división se visibilice ante los ciiudadanos, con la portavoz de Unidas Podemos, Isa Serra, condenada al papel de figurante.

Cionco formaciones que se reparten los 136 escaños de la Asamblea, las cinco lideradas por mujeres. Es un hecho inédito y que anticipa la próxima conquista del poder del Gobierno del Estado. Es más que posible que los sucesores de Pedro Sánchez y Pablo Casado, como cabezas visibles de las dos prncipales fuerzas políticas que han gobernado y gobiernan este país, sean dos mujeres y que ese cambio se traduzca en otro más profundo en la forma de hacer política.

La muy cómoda mayoría absoluta que representan los 65 escaños de Díaz Ayuso más los trece de Rocio Monasterio les van a permitir imponer sus planes a todos los niveles, bajo la mirada vigilante de sus “jefes” a nivel nacional que tendrán que medir sus posiciones de cara a las futuras elecciones generales. De nuevo lo que está ocurriendo en Andalucía es el eescenario a estudiar.

La izquierda perdió globalmente el día 4 de forma clara y contundente. Sus 58 escaños le darán derecho a ejercer la oposición pero no a impedir aquellos deseos y leyes que ponga en marcha la presidenta y su Gobierno.

Podrán estar de acuerdo en una gran mayoría de inicitivas frente al poder pero es inevitable que sus propias aspiraciones de futuro, junto a las de las formaciones que representan, aparezcan y hasta enfrenten a Mónica García, con la que parece que pueden estar de acuerdo otras líderes de esa parte de la izquierda como es la andaluza Teresa Rodriguez en caso de que se convoquen finalmente elecciones por parte de Moreno Bonilla, siempre que no aparezca otro de los “damnificados” por el 4 M, que es Iñigo Errejón.

Desde el socialismo madrileño, gravemente herido y deteriorado, ya ven como desde Moncloa y no desde Ferraz, se ha impuesto la solución esperada de Hana Jalloul para que sea el rostro visible de los cambios que desea hacer el secretario general del PSOE en todas las Federaciones. Una forma de asegurarse el control interno del partido.

Jalloul tendrá que demostrar que es más lider y tiene más empuje que la representante de Más Madrid. Se avecina una lucha por el liderazgo en el que a la tercera dirigente involucrada, Isa Serra, desde Unidas Podemos le tocará “rescatar” a la coalición del despeñadero en el que está metida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios