El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.
Ampliar
El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre.

Los empresarios exigen recuperar el orden público en Barcelona

viernes 05 de marzo de 2021, 06:42h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta Gómez Galán

El antiguo socio de Pujol, Sánchez Libre, ha reunido a 300 organizaciones patronales para presionar a los políticos a que detengan las manifestaciones por Pablo Hasél

Orden, queremos orden público, han gritado a los políticos los empresarios catalanes asustados por las manifestaciones que han estallado en todas las ciudades catalanas, pero especialmente en Barcelona, con enfrentamientos con los Mossos, a los pocos días de la celebración de las elecciones autonómicas del 14 de febrero.

Trescientas organizaciones empresariales catalanas respondieron a la llamada de socorro del presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, el antiguo socio de Jordi Pujol, para recuperar la paz en Barcelona agitada desde hace dos semanas por las manifestaciones contra la detención del rapero Pablo Hasél.

Al manifiesto de los empresarios titulado del manera muy rotunda: “Basta ya. Concentrémonos en la recuperación”, se unió una presentación por todo lo alto en el marco de la Estación del Norte con la presencia de gran parte de los grandes patronos catalanes.

El objetivo de la unión conseguida por Llibre ha sido el rechazo a la violencia de las manifestaciones -lo que contrasta con el silencio de la patronal cuando Barcelona ardió durante varias noches contra la sentencia del procés- y un texto donde se pide a todos los partidos catalanes que formen cuanto antes un gobierno comprometido con el orden público.

En la primera fila estaban patronos de diferentes sectores, como Javier Faus, presidente del Cercle d'Economia; Jordi Gual, presidente de CaixaBank, y Waynne Griffiths, presidente de Seat.

La única organización que se desmarcó un tanto del acto fue la Cambra del Comerç, tomada desde 2019 por el independentista Juan Canadell, que el 14F se presentó a las elecciones del 14F como número tres de la candidatura de Junjts por Barcelona solo por detrás de Puigdemont y Laura Borrás.

La presidenta en funciones de la Cámara de Comercio de Barcelona, Mònica Roca, que participó el en acto, aunque no se ha adherido al manifiesto, aclaró que

"Nosotros defendemos al tejido empresarial que es al que nos debemos y por eso acudimos, pero no compartimos el manifiesto íntegramente porque tiene connotaciones políticas en las que no queremos entrar”.

Elena Massot, presidenta de FemCat, otra organización empresarial independentista, aprovechó el acto para instar a Pedro Sánchez a volver a convocar la mesa de diálogo bilateral entre Gobierno y Generalitat para tratar de hallar así una solución política al conflicto catalán.

Los democristianos Josep Antoni Duran i Lleida y Josep Sánchez Llibre, los socios casi invisibles de Jordi Pujol durante más de treinta años, intentaron inútilmente que el sucesor del patriarca catalán, Artur Mas, se lanzara a la aventura independentista. No lo consiguieron y sus sucesores, Oriol Molin y Ramón Espadaler, acabaron formando un nuevo partido Units per Avançar que se presentó el 14F aliado con el PSC de Salvador Illa. Cosas que solo ocurren en Cataluña, democristianos de derecha y socialdemócratas de izquierda unidos.

El manifiesto comienza con una leve crítica a los político: “la aparente parálisis de los gobiernos se ha visto agravada por los comportamientos violentos e incívicos de las últimas semanas que contribuyen a hundir, hasta niveles nunca vistos, la imagen de Cataluña y de su capital”.

Y reclama “formar el nuevo Gobierno sin dilaciones: un gobierno estable, cohesionado y activo que tenga como objetivo principal la recuperación económica de la crisis provocada por la pandemia”, para asegurar a continuación que “es el momento de la cooperación, la responsabilidad y la lealtad institucional”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios