Joe Biden y Antony Blinken en un acto del Comité Nacional de Política Exterior Estadounidense (NCAFP)
Ampliar
Joe Biden y Antony Blinken en un acto del Comité Nacional de Política Exterior Estadounidense (NCAFP)

Biden coloca a los hombres de Obama al frente de la Casa Blanca

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta Gómez Galán

El equipo de gobierno con el que comenzará su etapa presidencial Joe Biden revela sus intenciones de volver, casi por completo a las políticas que pergeñó Barack Obama durante sus ocho años de mandato, aunque en algunos casos el nuevo presidente se encontrará con problemas que no existían hace cinco añoS y no solo los creados por Trump.

En tiempos de Obama no existía ni la pandemia de Covid19, ni se había disparado tanto la división entre los propios norteamericanos. Si que estaban ya planteados los problemas de sanidad, el cambio climático, la inmigración, o las disputas comerciales con China, pero ahora si cabe se han agravado en gran parte por la actuación del presidente Donald Trump.

Lo único que no ha empeorado en estos últimos cuatro años han sido los conflictos bélicos que dejó como herencia Obama, especialmente, la guerra de Siria, y por lo menos Trump no se ha metido en ninguna guerra a pesar de sus amenazas contra Venezuela o Bielorrusia.

EL SECRETARIO DE ESTADO SERA ANTONY BLINKEN

Precisamente para el cargo de secretario de Estado, Biden ha escogido a un hombre fuerte del equipo de Obama. Antony Blinken, que ejerció el cargo de asesor y luego subsecretario de Estado con el titular de la cartera John Kerry nombrado por Obama en 2012 para su segundo mandato presidencial, para sustituir a la belicista Hillary Clinton.

Kerry y Blinken, sin embargo, también acabaron apoyando las intervenciones militares norteamericanas –siempre en pro de la democracia y de los derechos humanos, argumentos usados ya por Clinton- en el extranjero y desatando la guerra de Siria.

Para los otros cargos importantes de su gobierno, Biden, que fue el vicepresidente de Obama, ha seguido la misma línea continuista, aderezada por sus intenciones de revertir gran parte de los planes impuestos por Trump.

UN GENERAL NEGRO EN DEFENSA

El secretario de Defensa y jefe del Pentágono será un militar negro, el general de cuatro estrellas retirado, Lloyd J. Austin III, que ejerció como jefe del Comando Central de EE. UU durante la época Obama, desde cuyo puesto supervisó conflictos como la Primavera Arabe y la guerra de Siria, coincidiendo además con el ascenso del Estado Islámico.

Diversos analistas han culpado a la entonces secretaria de Estado, Hillary Clinton, de haber permitido e incluso impulsado al Estado Islámico para intentar derrocar al presidente sirio, Bashar Al Assad, considerado un aliado de Rusia

AVRIL HAINES, JEFA DE LA INTELIGENCIA

La antigua asesora de Seguridad Nacional con Obama, Avril Haines, será la nueva directora de la Agencia Nacional de Inteligencia. (NSA) Fue además la primera mujer que ejerció como subdirectora de la CIA.

La NSA, un departamento con más secretos que la propia CIA, tiene como objetivo mantener la seguridad de los sistemas del estado estadounidense para lo cual intercepta las comunicaciones de unos mil millones de personas en todo el mundo y vigila las comunicaciones de los teléfonos móviles de cientos de millones de personas.



LA CIA PARA WILLIAMS BURNS

Para la CIA, Biden ha elegido a un experto en “conspiraciones para la paz”, William Burns, de 64 años, que ha servido durante muchos años como instrumento de acuerdos secretos entre israelíes y palestinos, o entre rusos y norteamericanos, o con los iraníes.

Su último empleo oficial había sido el de subsecretario de Estado con Obama entre 2011 y 2014 para pasar a dirigir después la Fundación Carnegie para la Paz Mundial, de donde le ha sacado ahora Biden.

Para el importante puesto de jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Biden ha escogido a Ronald A. Klain que ya fue jefe de gabinete del vicepresidente de Bill Clinton, Al Gore. Posteriormente ocupó el mismo puesto con Biden cuando fue nombrado vicepresidente de Obama entre 2009 y 2011. Este año, Obama le escogió para coordinar la batalla contra el Ébola por lo que recibió enseguida el apodo del “Zar del Ébola”. Klain Klain ha sido el asesor principal de la campaña de Biden.

El cargo de Fiscal General, Biden, lo ostentará Merrick B. Garland, un juez que ascendió con el presidente Bill Clinton a la Corte Federal de Apelaciones de Distrito y que Barack Obama no pudo meter en la Corte Suprema en 2016 por la oposición de los senadores republicanos.

EL TESORO LO LLEVARA JANET ELLEN

La cartera del Tesoro será para otra obamista, Janet Yellen, que fuera en esa época presidenta de la Reserva Federal hasta que Trump pudo cambiarla en 2018, impidiendo así que pudiera ser reelegida como había ocurrido a sus antecesores en el cargo.

Otro cargo normalmente complicado es el del representante norteamericano ante la ONU, para el que Biden ha elegido a Linda Thomas-Greenfield, que fue la principal diplomática de Estados Unidos en África bajo el presidente Obama. Con la llegada de Trump dejó el puesto para irse a trabajar a la empresa privada de la ex secretaria de Estado con Clinton, Madeleine Albright, su principal tutora.

Madeleine Albright ejerció como secretaria de Estado durante el segundo mandato de Clinton entre 1997 y 2000, poniendo las bases de la guerra de Ira que lanzaría George Bush en 2004. Firme defensora de las intervenciones militares, se cuenta que Albright en una discusión con su sucesor, el general Colin Powell, que se oponía a los intentos de agresión a Irak que le ordenaba su presidente Bush, le espetó "¿Cuál es el motivo de que guardes a este excelente ejército, Colin, si no podemos usarlo?".

JOHN KERRY SIGUE, AHORA EN EL CAMBIO CLIMATICO

Especial importancia quiere dar Biden a la lucha contra el Cambio Climático, que negaba Trump, para lo cual ha nombrado como Enviado Especial del Clima a un viejo conocido, el que fuera vicepresidente de Clinton y secretario de Estado con Obama, John Kerry.

Como principal ayudante de Kerry, el nuevo presidente norteamericano ha designado a la ex jefa de la Agencia de Protección Ambiental en la época Obama, Gina McCarthy, como coordinadora de Clima de la Casa Blanca

Los principales tropiezos de Trump fueron con sus asesores de Seguridad Nacional, cuatro en total, los mismos que Obama en ocho años. El primero, el general Michael T. Flynn, que solo duró unos meses y tuvo que dimitir tras ser investigado por sus presuntas relaciones con agentes rusos. El segundo, H.R. McMasters, solo duró un año, lo mismo que el polémico John Bolton, sustituido finalmente por Robert C. O’Brien.

Ahora, el nuevo presidente ha designado para el puesto a Jake Sullivan que ha sido su máximo asesor en su campaña electoral, cargo que ya ocupó antes con Hillary Clinton cuando perdió frente a Trump, Fue uno de los funcionarios norteamericanos que participó en los acuerdos con Irán de la administración Obama.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca será una mujer joven, Jennifer Psaki, de 42 años, pero muy curtida en la administración Obama a quien acompañó en sus dos campañas electorales para ser finalmente nombrada directora de Comunicaciones de la Casa Blanca. Posteriormente fue portavoz del secretario de Estado, John Kerry.

El que fuera gobernador de Iowa entre 1999 y 2007, Tom Vilsack, vuelve a su cargo de secretario de Agricultura. Se le considera un político muy cercano al sector de la Agroindustria ya que desde 2017 ha sido director ejecutivo del Consejo de Exportación de Lácteos de EE. UU.

LA GOBERNADORA DE RHODE ISLAND LLEVARA COMERCIO
Para dirigir la cartera de Comercio –clave para las relaciones comerciales con el mundo y principalmente con China- Biden ha elegido a la actual gobernadora de Rhode Island, la italoamericana Gina Raimondo, de 49 años, que tiene fama de dura y que reformó el sistema de pensiones nada más llegar a su cargo. A menudo se le achaca una cierta animadversión a los sindicatos.

El nuevo secretario de Educación, será Miguel Cardona, de 45 años, actual comisionado de educación de Connecticut, de ascendencia puertorriqueña, que ha venido abogando por la vuelta presencial de los niños al colegio durante la pandemia.

La ex gobernadora de Michigan (2003-11), Jennifer Granholm, nacida en Vancouver (Canadá), de 61 años, llevará la cartera de Energía. Anteriormente a su cargo político fue fiscal General de Míchigan. Actualmente era colaboradora de la agencia de noticias CNN y está considerada como una defensora de la energía renovable..

Para Sanidad, Biden, se ha decantado por el actual fiscal general de California, Xavier Becerra, de 62 años, hijo de inmigrantes y un activo miembro del Partido demócrata en la Cámara de Representantes durante la etapa de Trump contra el que ha puesto muchas demandas.

Otro latino, Alejandro Mayorkas, de origen cubano, será el secretario de Seguridad Nacional que ya ejerció como subdirector de esta cartera durante el segundo mandato de Obama. Se le considera un fuerte defensor de los derechos de los inmigrantes hasta el punto de que ha sido investigado por el inspector del departamento por conseguir, como abogado, visas y contratos de empleo para personas con problemas para legalizar su estancia en Estados Unidos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) fue creado por Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2011 para investigar con anticipación posibles amenazas, incluido el contraterrorismo, los hackers cibernéticos o la respuesta a las pandemias.

Vivienda y Desarrollo Urbano, lo llevará la congresista de Ohio, Marcia L. Fudge, de 69 años, que fue alcaldesa de Warrensville Heights, un suburbio de Cleveland.

Deb Haaland, hija de padre noruego y madre indígena norteamericana, llevará la cartera de Interior, que a diferencia de lo que es un departamento de Interior en Europa, en Estados Unidos se dedica a la supervisión del territorio.

Durante la época Trump, su secretario de Interior permitió, por ejemplo, que las empresas dedicadas a la extracción de combustibles fósiles mediante el fracking entraran en todas las zonas, incluidas las consideradas de especial protección, cuestión que estuvo muy presente en los debates televisivos de la campaña entre Trump y Biden , así como entre sus segundos, Pence y Kamala Harris.

En la Secretaría de Trabajo, Biden ha colocado a un buen amigo, Marty Walsh, de 53 años, alcalde de Boston, que hizo del problema del desempleo uno de los objetivos de las dos campañas electorales municipales que ganado. Desde la alcaldía ha creado varios programas innovadores para trabajadores de bajos ingresos y una oficina de emprendedores.

Una mujer negra, estrecha colaboradora de Hillary Clinton, Neera Tanden, de 50 años, será la directora de la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca. Tanden ayudó a aprobar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Obamacare), que tanto molestó a sus opositores republicanos, pero que Trump no ha conseguido anular.

Tanden era hasta ahora la directora del Center for American Progress (CAP), una organización de investigación y defensa de políticas públicas que presenta un punto de vista liberal sobre cuestiones económicas y sociales..

LA MUJER DE LOS ARANCELES SERA KATHERINE TAI
El Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR en sus siglas en inglés) fue el principal instrumento con el que Trump impuso aranceles a paneles solares, lavadoras, acero y aluminio junto con gran parte de lo que los estadounidenses importan de China. Para el cargo, Biden ha nombrado a Katherine Tai, una experta en temas jurídicos ligados al comercio con China, país con el que van a seguir existiendo graves problemas.

El cargo de secretario de Transporte va para Pete Buttigieg, como una especie de compensación por haberse retirado de la campaña de las Primarias después de haber sorprendido a todo el mundo tras ganar en los caucus de Iowa. Luego dio su respaldo a Biden. Fue alcalde de South Bend, Indiana y el primer candidato de un partido importante abiertamente homosexual.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios