Joe Biden será el próximo presidente de Estados Unidos.
Joe Biden será el próximo presidente de Estados Unidos.

Biden gana, pero Trump no acepta su derrota

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El actual presidente ha despedido con una tuit al secretario de Defensa Mark Esper y ha reunido a un equipo de abogados para recurrir los resultados electorales estado por estado

Joe Biden, el candidato demócrata ha ganando las elecciones y será el nuevo presidente de los Estados Unidos, a pesar de que su competidor Donald Trump no se lo va a poner fácil y está dispuesto a recurrir una por una todas las papeletas de votación allí donde ha perdido.

El sistema norteamericano de votación y sobre todo el de recuento de votos hace aguas por mil sitios y eso permite a Trump sembrar las sospechas sobre posibles fraudes, aunque en este caso parece que sus principales sostenedores, la cadena de televisión Fox, que le ayudó a ganar a Hillary Clinton en 2016, y el propio Partido republicano no están dispuestos a seguirle el cuento del fraude.

Quitando los Estados que históricamente son de uno y otro partido, la realidad es que la victoria en los que hay batalla electoral se decide finalmente por uno o dos puntos, un puñado de votos, y Biden ha ganado por los pelos, lo mismo que le ocurrió a Trump en su victoria sobre Hillary.

"Es un sistema corrupto y hace que la gente se corrompa", aseguró el actual presidente de Estados Unidos, para denunciar que los comicios se están amañando a favor de la "corrupta máquina demócrata”,

Trump volvió a cuestionar de nuevo la legalidad de los votos por correo, e insistió en que no deben contarse aquellos recibidos después del día de las elecciones pero con matasellos de fecha anterior, en un abierto desafío a las normas que, por ejemplo, rigen en Pensilvania.

El actual titular de la Casa Blanca prometió que "habrá muchos litigios" en varios estados clave, y que algunos de ellos podrían acabar en el Tribunal Supremo de EEUU, de mayoría conservadora.

Trump denunció también una presunta "interferencia histórica en las elecciones por los grandes medios de comunicación, grandes donantes y grandes tecnológicas", a quienes acusó de haber estado fabricando encuestas en favor de Biden que al final se ha demostrado que se equivocaron y que no hubo una "ola azul" demócrata.

El mandatario se refería, sin nombrarlos, a los grandes periódicos The New York Times o el Washington Post que han librado durante los cuatro años de su legislatura una verdadera batalla contra él. Los desplantes y hasta los insultos de Trump contra los medios de comunicación y algunos periodistas han sido constantes.

La clave de la victoria demócrata está en el cambio de votación en los estados claves, como Pensilvania, Wisconsin o Michigan, que votaron a Trump en 2016 y que ahora lo han hecho por Biden. Queda todavía por dilucidar Arizona (15), Georgia (16), Alaska (3) y Carolina del Norte (15). Los dos primeros parecen que se inclinan por Biden y los dos últimos por Trump. De ser así el demócrata habrá ganado con 306 compromisarios frente a los 232 del actual presidente republicano

Una de las cosas que más está llamando la atención es que a pesar de ser Estados Unidos, el país con mayores avances tecnológicos, el recuento total de votos se hace muy complicado y puede retrasarse durante días e incluso semanas.

Para complicar la situación, Trump ha despedido al secretario de Defensa Ma<rk Esper con un tuit, muy a su manera de actuar y no es la primera vez que el actual presidente tiene roces con el Pentágono, como cuando quiso que el ejército saliera a la calle para enfrentarse an las manifestaciones por la muerte del negro George Floyd na manos de un policía blanco.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios