El canciller austriaco Sebastian Kurtz y el presidente francés Emmanuel Macron.
Ampliar
El canciller austriaco Sebastian Kurtz y el presidente francés Emmanuel Macron.

Francia y Austria, golpeadas por los islamistas radicales

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Europa, en medio de la pandemia de Covid19, se enfrenta a una nueva ola de atentados yihadistas que ya ha golpeado a Francia y Austria, mientras Boris Johnson en el Reino Unido pone en alerta a sus fuerzas de seguridad en un país donde el goteo de ataques de islamistas no ha cesado nunca, el último en junio en un parque de la ciudad de Reading

En los nuevos ataques a países europeos se da la circunstancia de que los autores son individuos de diversas nacionalidades -libio, checheno, tunecino, macedonio- pero todos ellos refugiados. El autor del atentado de Niza acababa de llegar a Francia tras atravesar el Mediterráneo en patera hasta la isla italiano de Lampedusa.

En Francia, coincidiendo con el juicio sobre el atentado contra la revista Charlie Hebdo ocurrido el 7 de enero de 2015, un refugiado ruso dude origen checheno, Abdoullakh Abouyedovich Anzorov, cuya familia había solicitado el asilo hace varios años alegando persecución la policía rusa asesinó el 16 de octubre en Conflans-Sainte-Honorine, una barrio de los suburbios del norte de París al profesor Samuel Patty que había enseñado en su aula unas caricaturas de Mahoma.

Trece días después, en la catedral de Niza, el tunecino Brahim Issaoui, mataba a tres personas.

Issaoui, acusado por la policía tunecina por actos de violencia y delitos relacionados con drogas, llegó a Francia el mes pasado tras cruzar el Mediterráneo hasta la isla italiana de Lampedusa.

Según los medios de comunicación italianos inicialmente fue puesto en cuarentena junto con otros 400 inmigrantes a bordo de un ferry, antes de que se le permitiera desembarcar en Bari el 9 de octubre. Los investigadores determinaron que llegó a Niza el 27 de octubre, sólo dos días antes del ataque a la iglesia.

Estos han sido los atentados más importantes, pero la realidad es que Francia lleva tiempo viviendo sucesos violentos y atentados fallidos que han obligado al presidente Macron a lanzar una cruzada contra el islamismo separatista que no solo incluye a los terroristas sino a las familias que obligan a sus hijos a practicar el Islam más retrógrado y que se niegan a integrarse en la sociedad francesa.

Los planes de Macron encontraron enseguida la respuesta del líder turco, Erdogan, que cuestionó la salud mental del presidente francés y llamó a consulta a su embajador en París. La rivalidad Turquía-Francia des cada vez más fuerte sobre todo tras la intervención del país islámico en Libia.

No se había repuesto todavía Europa de los atentados en Francia, cuando Fejzulai Kujtim, un macedonio albanés nacionalizado austríaco, sembró el terror en Viena el 2 de noviembre, portando un cinturón presuntamente cargado con explosivos y armado con un fusil de largo alcance y varios machetes, matando a cuatro persona e hiriendo a 23 más

Según ha revelado el Ministerio de Interior austriaco, Kujtim tenía antecedentes penales. Intentó en varias ocasiones unirse a la Yihad. En 2018 trató de viajar a Siria y a Afganistán para unirse al EI, grupo que idolatraba incluso públicamente. Sin embargo, no lo lograría porque no tenía visado. Lo detuvieron en Turquía y lo enviaron de vuelta a Austria.

El 25 de abril del pasado año fue condenado a 22 meses de prisión por pertenencia a banda terrorista. Su paso por la cárcel duró menos de lo previsto y no le sirvió como periodo de reflexión. El 5 de diciembre fue puesto en libertad condicional anticipadamente en base a los privilegios con concede a un joven adulto la Ley de Tribunales Juveniles (JGG).

Desde entonces ha llenado la redes sociales con vídeos y mensajes que, ahora se sabe, preconizaban los atentados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios