Manifestantes contra Iván Duque en Bogotá.
Ampliar
Manifestantes contra Iván Duque en Bogotá.

Colombia: Revuelta popular contra Iván Duque

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta G. Galán

De nuevo vuelven las protestas multitudinarias a Colombia contra la subidas de impuestos que ya provocaron en 2019 la anulación de las reformas fiscales ultraliberales en Chile, donde estuvo a punto de caer el gobierno de Piñera, así como en Perú, Ecuador y en la propia Colombia, donde se reviven jornadas de tensión y manifestaciones, con 24 muertos, contra el nuevo intento del presidente Iván Duque de volver a imponer su reforma fiscal.

Durante más de una semana, las principales ciudades colombianas, especialmente la capital Bogotá, se han convertido en auténticos campos de batalla después de que la policía intentara impedir las manifestaciones. Se sospecha además que varios de los muertos hayan sido asesinados por grupos para policiales y paramilitares organizados por la derecha colombiana.

Uno de los momentos más angustiosos fue cuando los manifestantes traspasaron en Bogotá las barreras protectoras colocadas alrededor del Congreso siendo repelidos con dureza por la policía

El país, agobiado por la crisis y la pandemia, estalla en indignación. Al menos 24 personas han muerto mientras el gobierno reprime a los manifestantes.

El miércoles, después de siete días de marchas y enfrentamientos que convirtieron algunas zonas de ciudades colombianas en campos de batalla, los manifestantes traspasaron las barreras protectoras alrededor del Congreso de la nación y atacaron el edificio antes de ser repelidos por la policía con gases lacrimógenos.

El intento de Iván Duque de parar las protestas volviendo a prometer retirar la polémica reforma fiscal -como ya hizo hace dos años- no han convencido a nadie porque nadie se lo cree. Colombia ha entrado en una peligrosa crisis económica, agravada por la pandemia que ha afectado a todo el mundo, y el gobierno trata de paliar la falta de recursos recurriendo a todos tipos de impuestos.

“Los camioneros están bloqueando las principales carreteras. Y el martes, los manifestantes en la capital quemaron autobuses e incendiaron más de una decena de comisarías, cantando el himno nacional y gritando “¡asesinos!”, lo que obligó a los oficiales a correr por sus vidas”, cuentan los corresponsales del New York Times, un periódico nada sospechoso que corrientemente ha apoyado las políticas de Duque.

El gobierno Colombia, abiertamente alineado con Washington frente a Venezuela, es un polvorín a punto de estallar después del boicot de la derecha a las acuerdos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP), firmado 2016.

La llegada al poder del nuevo presidente Iván Duque en agosto de 2018 que ese involucró totalmente en la batalla de Donald Trump contra el presidente venezolana Nicolás Maduro, supuso un nuevo recrudecimiento de los crímenes políticos de los grupos paramilitares contra sindicalistas, antiguos guerrilleros y periodistas. Colombia se convirtió también en un centro de reclutamiento de los mercenarios que intentaron entrar en Venezuela para secuestrar a Maduro en mayo de 2020.

Para el próximo año, 2022, está previsto que se celebran nuevas elecciones presidenciales en Colombia, un momento que será clave no solo para el país, sino para toda Latinoamérica, especialmente después de que los llamados gobiernos de izquierda ganaran las elecciones en Argentina y Bolivia, y la derecha se hiciera con el gobierno de Ecuador. En Perú, el 6 de junio se dirimirá la segunda vuelta entre los candidatos de Perú Libre, Pedro Castillo y Fuerza Popular, Keiko Fujimori, la hija del polémico expresidente de origen japonés que gobernó el país entre 1990 y 2000. Condenado a más de 30 años por las matanzas que ordenó y por corrupción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios