El anticapitalista contra la ultraliberal
Ampliar

El anticapitalista contra la ultraliberal

martes 16 de marzo de 2021, 08:03h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Por Marta Gómez Galán

Como dos jugadores de póker, Ayuso e Iglesias han echado el resto sobre la mesa. La primera para volver a colocar al PP en la disputa por La Moncloa. El segundo para impedir que resurja el bipartidismo, al mismo tiempo que trata de demostrar que en Podemos hay recambios, que no sólo está él.

En Madrid se juega el futuro político de gran parte de la próxima década, así lo han entendido tanto Pablo Iglesias como Isabel Díaz Ayuso por encima ambos del resto de líderes políticos como Pedro Sánchez, que no ha sabido buscar un candidato mejor que el soso de Angel Gabilondo, y Pablo Casado, muy superado por las circunstancias.

Los resultados de las elecciones del 4 de Mayo dirán si Iglesias y Ayuso han acertado o simplemente se perecerán en la tormenta perfecta que ellos mismos han desatado. Todo será cuestión de un voto o de un diputado más o menos.

Si Ayuso había previsto enfrentarse a Gabilondo bajo el lema “Socialismo o libertad”, ahora ha tenido que varias deprisa y corriendo para pasar al de “Comunismo o libertad” que para ella es mucho más directo y llega mejor a sus votantes, eliminando de un plumazo la posibilidad de que Ciudadanos o Vox le quiten muchos votos.
En el campo contrario, Pedro Sánchez tendrá que mojarse mucho en la campaña para evitar que el efecto Iglesias le robe votos a Gabilondo, aunque en Lna Moncloa brindarían con champán si el vicepresidente de Podemos y la lideresa del PP fracasa porque matarían dos pájaros de un tiro: el PSOE podría gobernar en la Comunidad de Madrid y se habrían quitado de en medio a las mosca cojonera de Iglesias.

La candidatura del líder de Podemos suena también a un paso atrás on la excusa de lograr un relevo en la cúpula del partido que hasta ahora depende única y exclusivamente de Iglesias.

Ya se había hablado de que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, había abandonado Izquierda Unida con la idea de aspirar a ser la sucesora de Iglesias y ahora se confirma la operación con el ascenso de la gallega a la vicepresidencia segunda del Gobierno y la conversión de Ione Belarra, hasta ahora número dos de Iglesias, como ministra de Derechos Sociales. El líder de IUm Alberto Garzón, también queda al margen sin más posibilidades que aceptar lo que le manden.

En un combate cuerpo a cuerpo entre Ayuso y Gabilondo, todo parecía indicar que la candidata de la derecha podía barrer al socialista en las urnas, ahora el PSOE podrá enmascarar su fracaso achacándolo a la intromisión de Iglesias. Lo que si estaba claro es que el líder de Podemos no podía permitirse el lujo de ver desaparecer a su partido de la Asamblea de Madrid, prácticamente uno de los pocos parlamentos donde Podemos y Más Madrid tienen todavía representación fuerte.

En el campo del partido creado y abandonado por Manuel Carmena, su líder Iñigo Errejón, ha estado tan lento y despistado como los socialistas. Iglesias le ha ganado por la mano y ahora no le toca sino aceptar la pedrea que le ofrezca su ex amigo.

Si Ayuso gana a Iglesias y a Gabilondo, se convertirá en la lideresa del PP con muchas posibilidades de ser la candidata de la derecha en las elecciones de 2023 por mucho que Pablo Casado trate de frenarla, algo que Esperanza Aguirre no consiguió frente a Mariano Rajoy, que en el Congreso de Valencia le soltó aquello de que si quería hacer un partido Liberal que se marchara del PP.

Pero si pierden tanto Ayuso como Iglesias comenzarán una lenta y paulatina vuelta a casa ya que sus compañeros políticos no les perdonarán haberles llevado a la derrota.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios