Los dos jarrones chinos que no soporta Sánchez
Ampliar

Los dos jarrones chinos que no soporta Sánchez

miércoles 17 de junio de 2020, 19:44h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Tanto González como Zapatero intentan que el actual Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos dure lo menos posible

Ni los quiere, ni le quieren. Estuvieron antes que él en el palacio de La Moncloa y en el sillón de mando del PSOE. Intentaron que se quedara por el camino. Venció a los dos y hoy Pedro Sánchez no soporta ni a Felipe González, ni a José Luís Rodríguez Zapatero, convertidos en dos incómodos “ jarrones chinos” que le complican la vida.

La actividad política de los dos expresidentes se ha acentuado en los últimos meses. Con declaraciones, viajes y conspiraciones internas por medio, tanto González como Zapatero intentan que el actual Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos dure lo menos posible. A ninguno de los dos les gusta la aparente cordialidad que existe entre Sánchez y Pablo Iglesias. Son anticomunistas tanto o más que los dirigentes del PP, de Vox y de Ciudadanos.

Dentro del Partido Socialista, uno y otro cuentan con apoyos. Se sabe de unos pocos y se cree que existen muchos más. No tanto por las simpatías que ahora inspiren los antiguos secretarios generales como por el “paraguas” que proporcionan a las ambiciones de los que esperan mantenerse en su actual poder, y si es posible acrecentarlo.

Felipe González y Rodríguez Zapatero no caminan juntos. Tienen muy poco en común en cuanto a la forma de ejercer el poder y menos aún en cuanto a la forma de articular la España autonómica y su futuro económico. González ya era liberal cuando mandaba; y Zapatero era federalista convencido cuando dejó crecer a los independentistas catalanes muy por encima de lo que ellos mismos creían.

A González le alaban desde los Estados Unidos y le ayudan desde las grandes fortunas iberoamericanas, con Carlos Slim y la familia Cisneros en cabeza, al actual Rey de Marruecos o sus amistades entre los grandes productores árabes de petróleo. Menos ambicioso o menos afortunado, Zapatero tiene que conformarse con Nicolás Maduro y algunos dirigentes sudamericanos, con tímidos intentos de extender su menguante influencia en la parte africana que le abrieron sus exministros Miguel Angel Moratinos y José Bono. Sus declaraciones contra la influencia de Estados Unidos y el mencionado deseo de aislar a la superpotencia no hace sino aislarle más en sus viajes internacionales y en su presencia en España.

El actual inquilino de La Moncloa conoce sus intenciones y mientras combate en todos los terrenos posibles a González, intenta utilizar a Zapatero en lo que tiene de utilizable pese a sus “salidas de madre”, que es lo que pone de los nervios a Sánchez y a su equipo de confianza.

Al político leonés no se le conocen amigos poderosos en el mundo económico y financiero. Al político sevillano, le sobran. Los dos, al igual que le ocurre a José María Aznar por la derecha, aman el poder, desean que se les escuche y que se les pida opinión mientras buscan la influencia que perdieron al abandonar la presidencia. Queda algo de ideología, por ser benévolos, pero suman más los intereses monetarios. Y puede que el reto de ver quién es más capaz de sobrevivir y vencer a su oponente, a ese adversario y enemigo en el que coinciden, el “Jano” gubernamental que forman Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

En el líder de Podemos se juntan los ataques de los dirigentes críticos del PSOE con los del PP, de Vox, de Ciudadanos y hasta de formaciones tan dispares como el PNV o Junts x Cat. Lograr que se vaya del poder y que sea sustituido por una alianza de socialistas y populares, o de socialistas con Ciudadanos es la meta. Desde el cuadro de mandos de La Moncloa la visión es muy distinta: no le viene mal a Sánchez que se centren las críticas en su vicepresidente segundo, pero romper la alianza sería el primer paso de su propia caída.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios