Raúl Heras

En 37 puntos Europa ha escrito el acta de defunción de la soberanía española

Seis meses después de ganar las elecciones generales con mayoría absoluta, Mariano Rajoy ha demolido piedra a piedra el programa que ofreció a los españoles. Todo lo que prometió lo ha incumplido con un argumento de "peso": no podemos hacer otra cosa, no podemos elegir. En seis meses hemos enterrado la democracia que teníamos, hemos terminado con toda una Legislatura - eso sí, sin convocar elecciones - y hemos entregado el gobierno y la soberanía de este país a unos "supervisores" que nos van a decir -ya lo están haciendo - qué es lo que tenemos que hacer, cuándo lo tenemos que hacer, cómo lo vamos a hacer, y quienes van a ser sus capataces para llevarlo a cabo.
La aparente victoria inicial en la madrigada del viernes del trío Rajoy - Monti - Hollande sobre Merkel se ha transformado en un empate al tener que esperar el " rescate bancario" a la puesta en marcha del pacto fiscal y del supervisor europeo sobre toda la banca. Nadie quiere aparecer como perdedor y lo bueno y lo malo de cada versión se transforma en lenguaje incomprensible para los ciudadanos.

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba sufren el vendaval de la crisis dentro y fuera de sus partidos. Sus liderazgos están rotos y puestos en entredicho. Ninguno teme por su puesto a corto plazo, pero las voces disidentes no paran de crecer en autonomías y municipios. Mientras que el Partido Popular sigue bajando en todas las encuestas, el PSOE no lo rentabiliza y ambos ven como las formaciones alternativas se abren paso, desde la UPyD de Rosa Díez, a la Izquierda Unida de Cayo Lara. Con un aumento preocupante de los nacionalismos soberanistas en Cataluña y Euskadi.

El Gobierno pone en marcha una operación de marketing condenada al fracaso

No ha podido el ministro de Exteriores, García Margallo, escoger peor día para presentar al Alto Comisionado que defenderá la "marca España" tanto en el exterior como en el interior de nuestro país en una pretendida gran operación de marketing institucional: la Bolsa vuelve a caer, la prima de riesgo a subir, y la calle se convierte en campo de batalla entre los que protestan y la policía.
Artur Mas convierte las elecciones catalanas en un acto soberanista

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba sufren el vendaval de la crisis dentro y fuera de sus partidos. Sus liderazgos están rotos y puestos en entredicho. Ninguno teme por su puesto a corto plazo, pero las voces disidentes no paran de crecer en autonomías y municipios. Mientras que el Partido Popular sigue bajando en todas las encuestas, el PSOE no lo rentabiliza y ambos ven como las formaciones alternativas se abren paso, desde la UPyD de Rosa Díez, a la Izquierda Unida de Cayo Lara. Con un aumento preocupante de los nacionalismos soberanistas en Cataluña y Euskadi.

Nada ha cambiado en Grecia tras las nuevas elecciones legislativas: la derecha de Samaras apenas aventaja a la izquierda de Tsipras en ocho escaños, con los socialistas de Venizelos convertidos en la llave de un futuro gobierno, al que la Alemania de Merkel tendrá que hacer nuevos favores si no quiere que el euro desaparezca de Atenas.
Europa está a punto de escuchar el "jaque mate" todo lo que han sido sus señas de identidad durante más de medio siglo. Si Grecia sale del euro, la Comunidad de los 27 no se mantendrá en pie y los peores fantasmas del pasado regresarán a las ciudades.
0,171875