Raúl Heras

El Gobierno pone en marcha una operación de marketing condenada al fracaso

No ha podido el ministro de Exteriores, García Margallo, escoger peor día para presentar al Alto Comisionado que defenderá la "marca España" tanto en el exterior como en el interior de nuestro país en una pretendida gran operación de marketing institucional: la Bolsa vuelve a caer, la prima de riesgo a subir, y la calle se convierte en campo de batalla entre los que protestan y la policía.
Artur Mas convierte las elecciones catalanas en un acto soberanista

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba sufren el vendaval de la crisis dentro y fuera de sus partidos. Sus liderazgos están rotos y puestos en entredicho. Ninguno teme por su puesto a corto plazo, pero las voces disidentes no paran de crecer en autonomías y municipios. Mientras que el Partido Popular sigue bajando en todas las encuestas, el PSOE no lo rentabiliza y ambos ven como las formaciones alternativas se abren paso, desde la UPyD de Rosa Díez, a la Izquierda Unida de Cayo Lara. Con un aumento preocupante de los nacionalismos soberanistas en Cataluña y Euskadi.

Nada ha cambiado en Grecia tras las nuevas elecciones legislativas: la derecha de Samaras apenas aventaja a la izquierda de Tsipras en ocho escaños, con los socialistas de Venizelos convertidos en la llave de un futuro gobierno, al que la Alemania de Merkel tendrá que hacer nuevos favores si no quiere que el euro desaparezca de Atenas.
Europa está a punto de escuchar el "jaque mate" todo lo que han sido sus señas de identidad durante más de medio siglo. Si Grecia sale del euro, la Comunidad de los 27 no se mantendrá en pie y los peores fantasmas del pasado regresarán a las ciudades.
El presidente del Santander y el ministro de Hacienda se empeñan en su defensa de España en imitar al novelista francés del siglo XIX
Don Juan Carlos es la última referencia para evitar que se desmorone el edificio que levantamos desde 1978 y que los cascotes caigan sobre los mismos de siempre. Lo necesitamos desde su papel de Rey constitucional y democrático
El euro se ha convertido en el arma de destrucción masiva que amenaza con enterrar los sueños que llevaron a Robert Schuman y a los otros siete dirigentes políticos a crear el germen de una Europa unida.Si de algo podemos estar seguros, los que defienden la existencia y bondad del euro y aquellos que lo ven como la raíz de todos los males que nos acosan, es que si no existiera el euro, la crisis global de Europa, con su propia existencia como Unión en peligro, no tendría lugar.
El presidente de Bankia está en el centro del sistema financiero. La presión sobre Rajoy vino de Europa con el nombre de la entidad como eje de la reforma. En el último Consejo de BFA, se pidieron responsabilidades a Deloitte y al Banco de España por sus brutales cambios de criterio, al interventor de la entidad, y se pidió que constara en acta que se "sentían engañados por todos ellos". No hubo ceses. En las Cajas que componen la entidad siguen los mismos.
El presidente del Gobierno tiene que tener en estos días muy presente un viejo proverbio español que hunde sus raíces nada menos que en los Evangelios: debe poner, y está poniendo, una vela a dios y otra al diablo: Rajoy sabe que las cosas en Europa están cambiando desde las pasadas elecciones presidenciales francesas y que tiene en Francois Hollande a un aliado estrategico e interesado para que en Bruselas admitan los eurobonos, pero necesita que su "amiga" Angela siga apoyando las draconianas reformas de su gobierno, de ahí el paseo en barco turístico por el Rio Chicago.
0,203125