www.masactual.com
    

Raúl Heras

Si la herencia que dejaron José Luís Rodriguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba era una herencia envenenada que un sucesor elegido deprisa y corriendo no supo atajar, la que deja Pedro Sánchez tras la "guerra civil" a la que ha sometido a su partido, con la ayuda inestimable de Susana Díaz, es peor que imposible.

La peor noticia para Mariano Rajoy se ha producido este fin de semana en la sede central sel PSOE. La derrota de Pedro Sánchez deja abierta la posibilidad de que los socialistas se abstengan y le dejen formar gobierno con el apoyo de Ciudadanos. Si así ocurre tendrá que afrontar la nueva Legislatura con 137 escaños y la amenaza constante de quedarse en minoria en el Congreso.

Desde el lunes, los barones socialistas opuestos a Pedro Sánchez comenzaron a mover las piezas necesarias para quitar el poder y el cargo al secretario general del PSOE. Se temían el enrroque del dirigente y sus fieles y vieron que la única forma de evitar unas primarias en octubre y un Congreso Federal en diciembre era la voladura controlada de la Ejecutiva y la creación de una Gestora.

El que mejor entiende al gallego Rajoy es el gallego Feijóo. Entre gallegos anda el juego en el Partido Popular. Cumple con la norma establecida el reciente vencedor de sus elecciones y asegura que su objetivo para los próximos cuatro años es servir a Galicia desde la presidencia de la Xunta. Lo dice porque debe hacerlo y porque conoce la forma de hacer política del presidente de su partido, basada en la paciencia, la frialdad y el agotamiento que produce en sus rivales, tanto en los de otros partidos como en los que tiene en el interior del suyo.

Si lo que ha ocurrido este domingo en Galicia y Euskadi se analiza en clave nacional y con la mirada puesta en las posibles y terceras elecciones generales del mes de diciembre, hay que decir que los resultados son buenos para Mariano Rajoy; regulares para Pablo Iglesias; malos para Pedro Sánchez; y muy malos para Albert Rivera.

La razón matemática asegura que se pueden evitar unas terceras elecciones en el mes de diciembre. La razón política dice todo lo contrario. Si sumamos escaños del Congreso que permitan la investidura ee un presidente aparecen cinco variables que lo harían posible.

Miremos a octubre, a finales, con los temas gallegos y vascos resueltos. Es muy posible que si a la segunda ( de junio)!no ha sido la vencida lo pueda ser a la tercera

Mientras Luís Barcenas retiraba sus acusaciones contra el Partido Popular por la destrucción de sus ordenadores, en un movimiento judicial que puede ser el inicio de un "pacto" entre el ex- tesorero y su antiguo partido de cara a un complicado otoño con elecciones por medio, el Tribunal Supremo abría causa penal contra la ex-alcaldesa de Valencia por presunto blanqueo de capitales. Una miel y otra de hiel para Mariano Rajoy.

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, que ya ha visto lo que ha pasado en Italia con las mujeres que triunfaron en las municipales de ese país, no quiere que le ocurra lo que le está sucediendo a la colega romana de Manuela Carmena, que es joven como ella, guapa como ella, universitaria como ella, y con muy poc experiencia de gestión como ella.

Entretienen al personal, llenan páginas impresas, pantallas de ordenador y de tabletas, promueven y alientan opiniones con escaso rigor y menos analisis objetivo. En seis meses y dos elecciones generales las encuestas han perdido toda su credibilidad, con jndependencia de quien las haga. Sobre todo cuando se presentan de forma màs tramposa aún ynos dicen que tienen un gran rigor por la muestra sobre la que han trabajado h que apenas sobrepasa las mil llamadas telefónicas. Si la palabra fraude no fuera muy fuerte para hablar de estos trabajos de encargo y de parte, la empleriamos muy a menudo.

Pero él necesita a los dos

Las matemàticas electorales dicen con los datos de las tres provincias vascas en las últimas elecciones generales que el PNV de Iñigo Urkullu no podrá repetir sus resultados en los comicios autonómicos de 2012
Es el claro objeto de deseo por parte de todos los partidos y en todos los países. Se le busca, se le pretende, se le agasaja y hasta se le presenta como la quintaesencia de la vida pública, una especie de bàlsamo de Fierabras capaz de curar los excesos que vengan de la izquierda o la derecha
La llave para cerrar la puerta a unas terceras elecciones está en Euskadi. De lo que ocurra el 25 de septiembre en los comicios autonómicos dependerá lo que los españoles hagamos dos meses más tarde. Los 75 escaños que configuran la Cámara vasca pueden alterar los acuerdos y las negociaciones entre los partidos a nivel nacional. Urkullu sabe del poder de esa llave y está dispuesto a utilizarlo. Los otros líderes, tambien, con Rajoy deseando que los escaños del PP puedan ser decisivos para formar gobierno en Vitoria.

Sànchez puede decir no

El presidente en funciones necesita para ser de nuevo presidente de pleno derecho que Ciudadanos le de sus 32 votos. No le basta con la abstención. Tiene que sumar màs delos que presumiblemente va a tener enfrente: los 71 de Unidos Podemos, los 2 de Bildu, los 9 de Esquerra Republicana...y los 85 del PSOE, en total 167 escaños que votaran en contra en la primera y en la segunda ronda de investidura. A su lado tendrà sus 137 y los 32 del partido naranja, más uno desde Canarias. 170 sies que dejarian que el PNV con sus 5 y el nuevo Partido Democrático de Cataluña con sus 8 se abstuvieran.

Si el PP no puede formar gobierno por la negativa del PSOE a darle su apoyo, el culpable no es Mariano Rajoy es Pedro Sanchez. Si el PSOE ha conseguido por dos veces y de forma consecutiva tener los peores resultados de su moderna historia el culpable no es Pedro Sanchez, es Pablo Iglesias. Si Unidos Podemos no ha conseguido superar al PSOE en votos y escaños, los culpables no son Pablo Iglesias y Alberto Garzön, los cupables son el Brexit propiciado por el conservador Cameron y el miedo generado por Rajoy. Si Ciudadanos se sigue desinflando en sus ambiciones de convertirse en la referencia del centro derecha español, la culpa no es de Albert Rivera, la culpa es del sistema electoral y de la campaña del voto util protagonizada por Rajoy y el Partido Popular.

0,40234375