Oriol Junqueras y Carles Puigdemont cuando mandaban en la Generalitat catalana.
Ampliar
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont cuando mandaban en la Generalitat catalana.

14F: Sánchez reza para que gane Oriol Junqueras

lunes 28 de diciembre de 2020, 21:51h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El presidente del Gobierno apoyará con su mano derecha a ERC en las elecciones catalanas y con la izquierda a sus socios del PSC, y pondrá una vela a San Jordi para que gane Oriol Junqueras sobre Puigdemont.

Las elecciones catalanas han llegado y van a condicionar el comienzo del curso político máxime si la campaña de vacunación avanza y disminuyen realmente los casos de coronavirus con lo que los medios de comunicación pasarán del “caso Covid” al “problema catalán” que es donde estábamos antes de que comenzase la pandemia.

La Moncloa lleva meses tratando de dar a Esquerra Republicana armas electorales con las que desbancar a Puigdemont que desde Waterloo no ha dejado de presionar a sus socios de JuntsxCat, la antigua Convergencia de Pujol (ahora PDeCat) para quemar todas las naves y obligarles a ellos y a ERC a enfrentarse a vida o muerte contra la monarquía española y el gobierno de Madrid.

Fracasada la mesa de negociación sobre el referéndum independentista que se inventaron Sánchez y Oriol Junqueras por el boicot que le hizo el ex president Quim Torra, La Moncloa se ha centrado en poner en libertad a los presos del procés y a conceder a ERC victorias pírricas, como la postergación del castellano en la Ley Celaá, que no cambia casi nada en la inmersión lingüística actual pero que toca las narices a la derecha y que brinda a los republicanos argumentos a favor de que con su estrategia consiguen resultados.

El veto al Rey Felipe VI para que no viaje a Cataluña o la anulación de todos los controles financieros, son otras de las medidas de La Moncloa a favor de ERC, al mismo tiempo que, con ayuda del odiado Tribunal Constitucional, ERC se quitaba de en medio a Quim Torra.

Queda pendiente el indulto del gobierno de Madrid a los presos que puede ser la baza final que se guarde Pedro Sánchez para apoyar a Oriol Junqueras en la víspera de la votación del 14 de febrero, si los plazos se lo permiten y a pesar de que los fiscales hayan emitido un informe en su contra.

Enfrente de ERC se alza el bastión de Puigdemont que sigue ejerciendo como president en el exilio y que confía en que los independentistas le voten en bloque para darle de nuevo la victoria sobre Oriol Junqueras. Desde luego parece claro que su partido JuntsxCat va a liquidar al PDeCat y a las otras siglas catalanas, como el Partido Nacionalista recién creado, que salieron del antiguo partido fundado por Jordi Pujol.

En medio de esta gran batalla, el papel del resto de los partidos queda reducido a ser simples comparsas que tendrán que esperar a ver quien gana la guerra para situarse en el nuevo tablero político catalán que salga de las elecciones una vez que Oriol Junqueras y Puigdemont hayan decidido quien va a ser el nuevo president independentista.

Si gana Junqueras, seguirán las negociaciones con Madrid con exigencias más claras y concretas para ir a un referéndum en menos de cuatro años. Si vence Puigdemont la política volverá al punto donde lo dejó Quim Torra, sustituido por una Laura Borrás más ligada a Waterloo.

Cualquier otra alternativa es inviable por ahora en Cataluña, incluido un tripartito formado por ERC, PSC y En Comú Podemos, que es lo que desearían Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para consolidar su presencia en Cataluña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios