Sánchez e Iglesias: se necesitan pero tienen que destruirse
Ampliar

Sánchez e Iglesias: se necesitan pero tienen que destruirse

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Sentados en el despacho de Margarita Robles, la nueva portavoz parlamentaria del PSOE, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ofrecen a los periodistas y a los ciudadanos una imagen necesaria e imposible: la de una izquierda unida frente al gobierno de Mariano Rajoy y el Partido Popular. Los dos saben que sin el otro no llegarán al poder, pero también que para crecer y ganar en unas elecciones tienen que destruir al otro.

El dirigente de Podemos lleva desde hace dos años largos intentado quitarle el primer puesto como líder de la oposición al renovado secretario general de los socialistas. No lo ha logrado en dos elecciones generales y es difícil que lo logre en unas terceras, sobre todo tras el "corrimiento" hacia el territorio de la formación morada que ha hecho Pedro Sánchez tras su regreso al puesto de mando de la calle Ferraz.

Iglesias intentó con su unión electoral con Izquierda Unida conseguir el soñado "sorpasso" sobre el socialismo hispano. Fracasó él y fracasó el responsable de IU ya que se quedaron con los mismos diputados que tenían y con un millón de votos menos. Vino después la caída de Sánchez del liderazgo del PSOE y el periodo de incertidumbre de la Gestora que debía terminar con la victoria de Susana Díaz y un PSOE dejando "libre" un espacio electoral a su izquierda. No ha sido así y el panorama político que aparece en el inmediato futuro de cara a los comicios autonómicos y municipales de 2019 y los generales de 2020 - si Rajoy no adelanta las elecciones - es el de un inevitable choque entre los dos partidos políticos en busca de los votos y los escaños que se repartan.

Si Podemos o Podemos e IU juntos necesitan otro millón de votos para convertirse en líderes y plantear entonces al PSOE un pacto de gobernabilidad, si es que la suma de ambos lo permite; en el caso de los socialistas ocurre justamente lo mismo: necesitan "recuperar" tres millones de votos que ahora están en las filas de Iglesias y sus confluencias para plantar cara de verdad al PP y disputarle La Moncloa. Aún así y con los datos de la última cita electoral necesitarían el apoyo de Ciudadanos o de las fuerzas nacionalistas para superar al centro derecha, un camino lleno de obstáculos de todo tipo, desde los programáticos a los históricos e incluso los personales.

El PP de Mariano Rajoy cuenta hoy por hoy, y pese a las declaraciones puntuales de los dirigentes de Ciudadanos con Albert Rivera al frente, con 169 escaños, a los que ha sabido sumar los dos de los representantes canarios y los cinco del nacionalismo vasco. Si sube en votos y escaños lo hará a costa de Ciudadanos, y en la misma medida Rivera subirá o bajará si pasa de los ataques contra la corrupción - que tiene su tiempo limitado por el ámbito judicial - a las propuestas políticas sobre los problemas reales del país.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.